Es posible que durante el ciclo menstrual hayas notado que tu olor vaginal cambia, por ejemplo, puede hacerse más intenso cuando tienes la regla. Estos cambios a lo largo del ciclo se consideran completamente normales, pero si notas mal olor vaginal o una molestia fuera de lo habitual, que además se acompaña de otros síntomas, como picor genital, sensación de quemazón o un flujo distinto, puedes estar sufriendo una infección vaginal.

Si es el caso, tienes que acudir al ginecólogo para una revisión. A continuación, te explicamos las causas de este problema, así como recomendaciones para evitar el mal olor vaginal.

Causas del mal olor vaginal más comunes

Es frecuente que los cambios en el olor de la zona íntima que no son propios del ciclo menstrual se deban a una infección vaginal. Por este motivo, es muy importante, no solo identificar otros síntomas, sino también el tipo de olor que percibes.

Estas son las causas más comunes que dan origen al mal olor vaginal:

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una condición frecuente y se trata de la infección vaginal más común en mujeres entre 15 y 45 años. Se produce cuando hay un desequilibrio entre las bacterias consideradas buenas, que viven en la flora vaginal de manera normal y sin provocar ninguna patología, y las consideradas malas.

Ten en cuenta que el olor vaginal que resulta de esta infección es similar al del pescado y es frecuente que lo notes después de practicar sexo. Además, se acompaña de otros síntomas como:

  • Flujo vaginal blanco o grisáceo.
  • Dolor, picor y ardor dentro de la vagina y en la zona de la vulva.
  • Más quemazón al orinar.

Si quieres más información sobre esta condición, lee nuestro artículo acerca de la vaginosis bacteriana.

Candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal es otra infección vaginal frecuente y, de hecho, afecta a entre el 70 y 75 % de las mujeres al menos una vez en su vida. Es ocasionada por un hongo que se llama Candida albicans, este vive en la vagina de manera habitual, pero cuando se produce un desequilibrio en el pH vaginal su población puede aumentar hasta causar molestias.

En estos casos el olor que se percibe es dulzón y puede recordar al de la cerveza. Además, son habituales otros síntomas como:

  • Molestias, dolor, picor, irritación, enrojecimiento y sarpullidos.
  • Ardor, sobre todo al orinar o al mantener relaciones.
  • Flujo acuoso o espeso, similar al requesón.

Estos síntomas afectan tanto a la vagina como a la vulva. Descubre más sobre esta condición en nuestro artículo Candidiasis Vaginal: síntomas y tratamiento.

Tricomoniasis

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual o ETS, en concreto la causa un parásito llamado Trichomonas vaginalis. Además de mal olor vaginal, es posible que aparezcan otros síntomas, como:

  • Flujo de color verdoso, grisáceo o amarillento.
  • Picor o dolor durante las relaciones sexuales.
  • Picor o dolor al orinar.

En este artículo sobre la tricomoniasis tienes información completa acerca de esta condición y su tratamiento.

Una higiene íntima no adecuada

Una limpieza incorrecta o poco frecuente de la zona genital o el uso de productos no específicos para esta zona, puede aumentar la presencia de bacterias y desequilibrar la flora natural de la vagina provocando un olor desagradable.

Es importante destacar que, a la hora de limpiar los genitales, no debemos enfocarnos únicamente en la vulva sino también en la zona anal para conseguir una limpieza completa, 

En nuestro artículo Cómo tener una buena higiene íntima compartimos contigo algunas recomendaciones para que lo consigas. 

Usar ropa íntima muy ajustada o húmeda

Las prendas muy apretadas o mojadas exponen la zona genital a temperaturas más cálidas y a más humedad de lo habitual. Ambas condiciones facilitan que se multipliquen los hongos, lo que puede dar origen a una infección responsable del mal olor vaginal.

Por último, si además de mal olor vaginal percibes otras molestias, acude al ginecólogo lo antes posible. Es imprescindible que recibas el diagnóstico y tratamiento adecuado en caso de infección para evitar complicaciones, especialmente si es la primera vez que te pasa o si, en un mismo año, te ha sucedido más veces.

Además, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para prevenir el mal olor vaginal y mantener un pH íntimo equilibrado, de forma que evites estas infecciones.

Cómo evitar el mal olor vaginal: ¡sigue estos consejos!

Siguiendo estas básicas sugerencias conseguirás prevenir las infecciones vaginales, conservar tu pH íntimo balanceado y evitar los olores desagradables.

Cuida tu higiene íntima para evitar infecciones

Lava tu zona íntima a diario, incluyendo el área anal, con el fin de mantener la higiene. Tras ir al baño, límpiate siempre de adelante hacia atrás para impedir que las bacterias de la zona anal lleguen a la vagina.

Por último, es importante que no uses duchas vaginales a menos que tu médico te lo indique. Este tipo de productos pueden alterar la flora vaginal pues pueden eliminar las bacterias buenas que mantienen la zona en equilibrio, dando lugar a molestias e infecciones.

Usa productos de higiene especiales para la zona íntima

Utiliza jabones específicos para el área genital, pues están diseñados para proteger esta parte tan delicada del cuerpo y evitar desequilibrar su pH, a la vez que garantizan una higiene correcta.

Existen muchas opciones en el mercado, como el Gel Íntimo Refrescante y el Gel Íntimo Calmante de la gama de Durex Intima Protectque ayudan a calmar las molestias y el mal olor ocasionados por la pérdida de balance, mientras favorecen la correcta higiene vaginal. 

gel intimo refrescante

Cómpralo ahora

Si sufres de molestias durante el sexo, utiliza un lubricante

Si, además de percibir un mal olor vaginal, padeces de otras molestias íntimas como dolor durante el sexo, es recomendable que incorpores a tu rutina sexual un lubricante prebiótico que ayude tanto a aliviar las molestias durante el sexo como a equilibrar el pH vaginal.

El lubricante Durex Intima Protect es un lubricante con prebióticos 2 en 1 a base de agua que ayuda a mantener un pH saludable y equilibrado, y a aliviar las molestias durante el sexo haciéndolo más suave. Está dermatológicamente testado y es apto para el sexo vaginal, anal y oral, y para el uso con preservativos. 

comprar lubricante con prebióticos

Cumple con la normativa de productos sanitarios 

Encuéntralo aquí 

Más consejos para cuidar tu zona íntima

  • Cambia tu ropa interior a diario o siempre que notes que está húmeda o mojada. Además, procura que sea de algodón, pues este tejido favorecer una mejor transpiración de la zona. 
  • Si te pones salvaslips, compresas, tampones o copa menstrual, cámbialos a menudo y ten en cuenta el tiempo límite de uso que indica el envase del producto para no sobrepasarlo.
  • Es recomendable usar preservativo en tus relaciones sexuales, especialmente si las mismas son con distintos compañeros sexuales, de este modo podrás prevenir ETS como la tricomoniasis.
  • Tras el sexo, es recomendable lavar la zona íntima con un producto adecuado para esta área.

 

Fuentes:

    • Centre for Disease Control (2016) Bacterial Vaginosis - CDC Fact Sheet.
    • NHS (2017) Bacterial vaginosis
    • Gonçalves. B et al(2016) Vulvovaginal candidiasis: epidemiology, microbiology and risk factors, Critical Reviews in Microbiology, 42(6): 905-927
    • NHS (2017) Thrush