Vaginosis bacteriana: causas, síntomas y qué hacer

Síntomas de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es la causa de infección vaginal más común en mujeres entre 15 y 44 años, según la American Sexual Health Asssociation. Es un tipo de infección vaginal provocada por el crecimiento exagerado de las bacterias que se encuentran de forma natural en la vagina.

Este aumento bacteriano altera el equilibrio natural de esta zona y genera la conocida vaginosis bacteriana. No obstante, las causas de la vaginosis bacteriana pueden ser varias, por lo que en caso de detectar algunos de los síntomas de la vaginosis bacteriana, será necesario acudir al ginecólogo para realizar una exploración y poner remedio con un tratamiento específico para esta.

En este artículo hablamos sobre la vaginosis bacteriana, las causas y los síntomas que presenta y qué hacer si aparece.

Causas de la vaginosis bacteriana

La infección aparece cuando el pH natural de la vagina se altera, normalmente por el aumento en el volumen de bacterias. Cuando la cantidad de estas supera a la de los lactobacilos, se altera el equilibrio natural de los microorganismos de la vagina y se produce este tipo de infección.

Es importante destacar que no es un tipo de infección que se pueda contagiar en sitios públicos, como en baños o asientos, sino una alteración del pH natural que puede estar causada por diversos factores.

Factores que favorecen la aparición de vaginosis bacteriana

Cualquier elemento que altere el pH de la zona íntima puede dar lugar a esta infección vaginal. Según Mayo Clinic, los factores que pueden influir en la aparición de esta afección son los siguientes:

Realizarse duchas vaginales

Las duchas vaginales pueden generar un desequilibrio ya que arrastran gran cantidad de las defensas de la zona íntima. Es por eso por lo que hacerse duchas vaginales cuando, además, se tiene una infección, puede empeorar la situación.

No es necesario limpiar el interior de la vagina, simplemente hay que limpiar la zona exterior, es decir, la vulva, con un jabón que respete el pH vaginal. De esta forma evitarás todas las posibles infecciones vaginales.

Tener una nueva pareja sexual o varias parejas sexuales

A pesar de que la vaginosis bacteriana no suele transmitirse a través de las relaciones sexuales, es cierto que tener una nueva pareja sexual o varias, puede favorecer su aparición. Existe especial riesgo si no se usa condón, por lo que se reduce el riesgo de su aparición usando siempre un preservativo.

Dificultad para producir lactobacilus naturalmente

Los lactobacilos son unas bacterias que se encuentran en la zona genital y que producen ácido láctico para evitar que proliferen otras bacterias dañinas en la zona.

Pero si no se producen suficientes lactobacilus de forma natural, aumentará la posibilidad de que  sas bacterias dañinas se reproduzcan con mayor rapidez y superen al lactobacilus, lo que provocaría vaginosis bacteriana.

Síntomas de la vaginosis bacteriana

Cuando se tiene vaginosis bacteriana no siempre se presentan síntomas, pero entre las posibles señales de esta infección destacan:

  • Secreción vaginal de color blanco, verde o gris.
  • Ardor al miccionar.
  • Olor vaginal fuerte.

Qué hacer si creo que tengo esta infección vaginal

Si sospechas que tienes vaginosis bacteriana es importante que acudas al ginecólogo para hacerte una revisión y comenzar el tratamiento con antibióticos. Es esencial seguir al pie de la letra las recomendaciones del especialista, y tomar el medicamento recetado durante el tiempo indicado para evitar que las bacterias vuelvan.

En algunos casos la infección puede desaparecer sola, pero si sospechas de su presencia, acude al médico cuanto antes para un diagnóstico. Ten en cuenta que se recomienda tratar esta situación pues la vaginosis bacteriana puede aumentar el riesgo de contraer una ETS al tener las defensas de la zona íntima bajas por el pH desestabilizado.

¿Puedo prevenir la vaginosis bacteriana?

No es posible prevenir la infección al 100% ya que se pueden dar muchos factores para contraerla. No obstante, siempre se pueden seguir algunas medidas que ayudan a reducir el riesgo de alterar el pH natural íntimo y de padecerla.

Lava y cuida tu vagina con productos especiales para la zona íntima

Para lavar la vagina es preferible usar geles íntimos especiales para la zona sin perfumes y testados dermatológicamente, pues no dañan el pH natural.

También puedes usar productos íntimos con prebióticos para favorecer la presencia de bacterias buenas.

No uses duchas vaginales

No son necesarias porque la vagina mantiene un equilibrio e higiene por sí misma, sin necesidad de usar otros productos. En cambio, su uso frecuente puede favorecer la presencia de infecciones y de otras condiciones, como la sequedad vaginal.

Usa condón durante el sexo, especialmente si tienes múltiples parejas

De esta forma reducirás el riesgo de que aparezca esta infección y te protegerás de las ETS, pues el condón es el único método anticonceptivo capaz de ayudar a prevenir enfermedades de transmisión sexual, reduciendo el riesgo de contagio entre 80 y 90%.

Su utilización puede influir en la prevención de la vaginosis bacteriana cuando tenemos una nueva pareja sexual, por ello se recomienda incorporarlo a la intimidad.

comprar condones Durex

Cómpralos ahora

Cumplen con la normativa de productos sanitarios

Cuida tu higiene vaginal

Para mantener una higiene íntima favorable procura lavar a diario y con productos adecuados la zona vaginal.

Evita jabones, geles y productos perfumados y opta por aquellos especialmente diseñados para el cuidado de la zona íntima, pues han sido testados dermatológicamente y contienen prebióticos que ayudan a mantener el balance del pH natural de la vagina.

 

Fuentes:

Eaton EF, Hoesley CJ. Barrier Methods for Human Immunodeficiency Virus Prevention. Infect Dis Clin N Am 2014; 28: 585–599.

Productos más vistos

Artículos más populares