¿Has notado últimamente picores en la zona vaginal y/o sensación de ardor cada vez que orinas? Si es así, es posible que hayas desarrollado una infección vaginal por hongos. Esta condición, conocida también como candidiasis vaginal, es una afección provocada, generalmente, por el hongo Candida albicans, aunque también puede producirse por la entrada de otros agentes fúngicos en nuestro organismo.

La candidiasis es muy frecuente, se estima que entre 70 y 75% de las mujeres en edad reproductiva sufrirán de al menos una vez en su vida de esta infección, y entre el 40 y 50% de ellas padecerán de infecciones por hongos recurrentes. 

Por esta razón, es importante que la detectemos a tiempo para poder curarla por completo. Si quieres saber cuáles son los síntomas y tratamiento de las infecciones vaginales por hongos, te recomendamos que sigas leyendo este artículo.

Cómo se contrae una infección vaginal por hongos

La candidiasis vaginal es una afección provocada por el hongo Candida albicans, el cual prolifera en las capas celulares de la vagina debido a un desequilibrio en el pH vaginal. Este desequilibrio ocasiona un desbalance en la flora vaginal, dando lugar a que los hongos proliferen en la zona y causen molestias. 

Algunos microorganismos, especialmente los lactobacillus, se encargan de evitar el crecimiento de hongos como la Candida, por lo que cuando se produce este desequilibrio, esta comienza a crecer excesivamente provocando, así, una infección vaginal.

Además de esta causa, existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer una infección vaginal por hongos, entre ellos:

  • Consumo frecuente de algunos antibióticos. Recuerda que este tipo de medicación se encarga de combatir bacterias negativas, pero también puede afectar la presencia de las positivas, alterando su correcto equilibrio. Por este motivo solo debemos tomar antibiótico bajo supervisión médica, consultando al especialista ante la aparición de cualquier síntoma molesto. 
  • Cambios en los niveles de estrógeno, como los que se producen durante el embarazo, también pueden favorecer el desequilibrio del pH vaginal, causando infecciones por hongos. 
  • Determinadas condiciones de salud, como la diabetes no controlada o tener un sistema inmunitario debilitado también pueden contribuir a la aparición de la candidiasis. 

Síntomas de las infecciones vaginales por hongos

Cuando el hongo Candida albicans ha penetrado las capas celulares más profundas de la vagina, se producen los siguientes síntomas de una infección íntima por hongos:

  • Picor e irritación en la vagina, así como en otras zonas cercanas, como la vulva.
  • Sensación de ardor que se hace más aguda cuando orinamos o durante las relaciones sexuales.
  • Dolor en la zona vaginal.
  • Aparición de sarpullidos vaginales.
  • Inflamación de la vulva.
  • Secreciones vaginales: estas pueden ser de aspecto acuoso o de textura espesa inodoras y de tono blanquecino.

Tratamiento de las infecciones vaginales por hongos

El tratamiento de la candidiasis vaginal suele depender tanto de la gravedad como del número de veces que hayamos experimentado este tipo de infección.

Sin embargo, el especialista suele recomendar medicamentos antifúngicos que, generalmente, se tomarán entre 3 y 7 días. Por otro lado, también puede asignar otros fármacos orales pero de dosis única para aliviar y controlar los síntomas más preocupantes.

Este tipo de tratamientos se aplican habitualmente en el caso de que los síntomas sean leves-moderados y no se haya padecido de forma frecuente una infección por hongos.

Si los síntomas de la infección no desaparecen aproximadamente tras una semana o llegan a ser más persistentes, tendrás que volver a consultar con tu médico para que te asigne un tratamiento más adecuado.

Cómo prevenir infecciones vaginales por hongos

Aunque es importante conocer tanto los síntomas como el tratamiento de este tipo de afecciones, también lo es saber cómo podemos prevenir una infección vaginal. Por ello, a continuación, te daremos una serie de recomendaciones que te ayudarán a evitar la aparición de una infección vaginal por hongos:

No uses ropa interior muy ajustada

Este tipo de prendas impiden que nuestro cuerpo transpire adecuadamente, lo cual provoca un exceso de sudoración. Por ello, es recomendable que uses ropa holgada y de materiales cómodos y transpirables como el algodón.

Utiliza productos de higiene íntima especiales para la zona vaginal

Muchas veces, utilizamos geles de baño, toallitas perfumadas y otros productos que pueden alterar el pH tan delicado que tiene la vagina. Para evitar un desequilibrio de este, es preferible que uses productos específicos para esta zona que ayuden a equilibrar el pH vaginal y sean hipoalergénicos. 

Esta recomendación es esencial si padeces de infecciones por hongos con frecuencia, ya que este tipo de productos te ayudarán a favorecer el balance de tu flora vaginal y reducir las molestias. 

No te sobrepases en tu higiene íntima

Aunque es importante el uso de productos específicos para la vagina, otro factor que puede desencadenar un desequilibrio del pH natural es una limpieza excesiva de la zona, como la que se realiza cuando usamos duchas vaginales, ya que estaremos eliminando las bacterias vaginales que nos protegen de las infecciones.

Por este motivo, no se recomienda usar duchas vaginales a menos que tu médico lo indique. Tampoco es recomendable la aplicación de talcos o productos perfumados en la zona que no sean especialmente indicados para el cuidado vaginal. 

No utilices innecesariamente fármacos como antibióticos

Como hemos indicado anteriormente, este tipo de medicamentos también pueden provocar un desequilibrio entre las bacterias y hongos que habitan de forma natural en nuestra vagina. 

No te automediques y consulta al especialista si, durante tu tratamiento antibiótico, presentas algún tipo de molestia íntima. 

Evita permanecer con prendas mojadas durante mucho tiempo

La excesiva humedad es una condición que favorece la aparición de bacterias y hongos como la Candida Albicans. Por ello, además de quitarte prendas como el bañador mientras se encuentra húmedo, también se recomienda cambiar la ropa íntima si has sudado mucho y secar la zona vaginal de forma adecuada tras el baño. 

Y recuerda que si presentas infecciones vaginales por hongos con mucha frecuencia, es recomendable que consultes a tu ginecólogo.

 

Fuentes: 

- Gonçalves. B et al (2016) Vulvovaginal candidiasis: epidemiology, microbiology and risk factors, Critical Reviews in Microbiology, 42(6): 905-927