¿Estáis buscando ideas para hacer la postura del misionero más excitante? ¡Pues habéis llegado al lugar adecuado! El misionero es una posición íntima en la que una de las personas está arriba y la otra abajo, lo que hace que el contacto cara a cara sea un factor determinante para garantizar una experiencia mucho más cercana. Quizá por eso es una de las opciones más clásicas y conocidas, pero eso no quiere decir que sea aburrida, y es que existen muchas variantes del misionero y trucos para hacer que esta posición sexual se convierta en una de las más divertidas.

Es posible hacerla aún más interesante añadiéndole unos cuantos toques excitantes. ¿Queréis saber cómo?, seguid leyendo para descubrir algunas sugerencias.

Trucos para mejorar la postura del misionero

Si es un clásico del sexo por algo será, y es que la intimidad y el placer que aporta el misionero lo convierten en un favorito de muchas parejas. Favorece la intimidad, ya que puedes besar a tu pareja, permite una penetración excitante sin que sea muy profunda y, en el caso de las chicas, la estimulación o penetración en esta posición ayuda a estimular el clítoris, lo que permite tener mejores orgasmos de forma más sencilla.

Por todo esto es una buena opción para el sexo, y es posible hacer que el misionero sea mejor y más excitante gracias a algunos trucos:

¡Sí a los besos apasionados!

A veces solemos subestimar la capacidad que tiene un buen beso de aumentar el placer sexual, pero el misionero es una postura óptima para probarlo nuevamente. Aprovecha al máximo lo cerca que tienes los labios de tu pareja para darle largos besos apasionados, juega con tu lengua y, a medida que aumenta el ritmo, haz que tus besos sean cada vez más intensos.

Además de los labios, tómate tu tiempo para besarle con suavidad la orejas, el cuello...todos los puntos de placer que harán enloquecer a tu pareja. ¡Veréis como la temperatura del encuentro aumenta enseguida!

Usad los dedos y las manos para estimular

En el sexo no todo es la penetración, por eso conviene aprovechar la intimidad de esta postura para usar los dedos y las manos y estimularos mutuamente, ya sea mediante la masturbación o acariciando otras zonas erógenas. ¡No os limitéis y experimentad con todos los sentidos!

Introducid un gel estimulante

Una manera de mejorar la postura del misionero es experimentar con un buen gel estimulante para aportar mayores sensaciones y darte una experiencia divertida en la cama.

¿Queréis hacer la postura del misionero más excitante? Entonces añadid un lubricante con efecto calor o frío y juega con las temperaturas a tu favor. Algo tan simple como esto podrá aportarle creatividad y variedad al sexo, convirtiéndose en una experiencia diferente que seguro que os encantará. Durex Lubricante calor  contiene un ingrediente que se calienta al contacto con tu piel, consiguiendo una excitante sensación de calor y es adecuado para el sexo vaginal, oral y anal. Y, justo en el lado opuesto, está Durex Lubricante Frescor, con un excitante efecto frescor que estimula tus sentidos, adecuado para el sexo vaginal, anal y oral.

lubricante efecto calor

Cumple con la normativa de producto sanitario

A ojos tapados

Ya que en la postura del misionero tu pareja y tú estáis cara a cara durante el sexo, ¿por qué no aumentar la excitación y la tensión sexual vendando los ojos de quien está abajo? Como uno de los sentidos primarios estará limitado, los otros sentidos se intensificarán para compensar, creando así una experiencia intrigante y excitante.

Las personas tímidas pueden beneficiarse especialmente de que les vendan los ojos o de vendar a su pareja, ya que esto puede hacer que se sienten más cómodas y se animen a ser más atrevidas.

Probad con un anillo para el pene

Si estáis interesados en introducir algunos juguetes en tu vida sexual para hacer el misionero más excitante, un anillo del pene es un buen punto de partida. Se trata de un dispositivo sencillo que ayuda a que la sangre que se irriga hacia el pene se mantenga allí, favoreciendo una erección más firme que perdura por más tiempo. En otras palabras ¡placer garantizado para ambos!

Hacer la postura del misionero más excitante con un vibrador

Si la idea del anillo para el pene no os convence del todo, hay otros juguetes sexuales que podéis probar para mejorar la postura del misionero. Un vibrador puede ser el aliado ideal para estimular otras zonas erógenas durante la penetración o para ofrecer unos preliminares de infarto que hagan que la experiencia sea mucho más intensa y caliente.

Variantes del misionero que vale la pena probar

El misionero es una postura sexual muy sencilla: una persona se acuesta boca arriba y abre sus piernas flexionadas para permitir que quien esté arriba estimule o penetre ¡tan simple como eso! Pero ¿acaso es lo único que podemos hacer si optamos por esta posición sexual? ¡Claro que no!

Existen distintas variantes del misionero que pueden hacer que la experiencia sea más intensa y diferente. Algunas ideas que podéis probar son:

  • Piernas en los hombros para más intensidad: quien está abajo, en lugar de simplemente abrir las piernas para recibir la estimulación, las sube hasta apoyarlas en los hombros de su pareja, de este modo se consigue una penetración mucho más profunda e intensa que eleva el misionero a un nuevo nivel de placer.
  • Pernas alrededor de la cintura ¡máxima intimidad!: esta es una forma genial de hacer que una postura que ya es de por sí intima lo sea mucho más. Nuevamente la persona que está abajo en lugar de abrir solo las piernas envuelve a su pareja con ellas para favorecer un contacto aún más estrecho e íntimo. Una opción romántica a la vez que placentera.
  • Piernas rectas para penetraciones suaves: si lo que buscamos es un encuentro suave, de penetración lenta y deliciosa, entonces esta variación del misionero es ideal. Normalmente la persona que está abajo abre las piernas flexionándolas y apoyando los pies, pero en esta opción lo que se propone es estirar pro completo las piernas, de este modo la penetración no es tan profunda y resulta más suave. Una buena opción de postura para penes grandes que os hará gozar a ambos.
  • Cadera elevada, placer elevado: esta opción es sencilla pero placentera, se trata simplemente de que quien está abajo coloque un cojín bajo la zona lumbar para elevar un poco más las caderas, mientras quien está arriba estimula la zona genital con suaves movimientos circulares. Si hablamos del sexo entre chicas, el roce de los clítoris elevará el placer al máximo, mientras que, en las parejas heterosexuales, ella recibirá una mejor estimulación del clítoris por el roce, mientras él penetra con suaves movimientos circulares para que ambos disfrutéis. Esta postura también es una buena opción para el sexo entre chicos, ya que permite una buena estimulación manual.

¡No os lo penséis más! Poned en práctica estos trucos para mejorar la postura del misionero y disfrutad de encuentros mucho más excitantes.

 

RB-M-101573

NO TE VAYAS AHORA

Utiliza el código ENVIOGRATIS para obtener el envío gratis.

ENVIOGRATIS

Válido hasta el 31.12.2022.