Lo que necesitas saber sobre las ETS

lo que necesitas saber sobre las ETS

¿Crees que tienes toda la información que hay que saber sobre las ETS? Las enfermedades de transmisión sexual no son una condición aislada y todas las personas sexualmente activas estamos en riesgo de contraer una ETS en algún momento de nuestra vida.

¿Haces lo que debes hacer para evitar su contagio? En este artículo compartimos contigo algunos hechos relacionados con las ETS que conviene tener en cuenta con la finalidad de practicar sexo seguro y placentero, sin arriesgar tu salud.

Cualquiera puede contraer una ETS

Uno de los grandes mitos es que para contraer una ETS debes tener muchas parejas sexuales, pero esto no es cierto. Aunque si tienes muchas parejas sexuales y no te proteges adecuadamente tienes mayor posibilidad de contagio, lo cierto es que cualquier persona sexualmente activa corre el riesgo, incluso si solo ha tenido relaciones sexuales una vez.

Las ETS pueden transmitirse a través del sexo vaginal, anal u oral, por contacto genital y al compartir juguetes sexuales con una persona infectada, y solo basta un encuentro para que la transmisión se produzca. Tampoco discriminan por edad, tanto los jóvenes como los adultos corren el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual si mantiene relaciones sexuales sin protección.

Los jóvenes menores de 25 años siguen siendo el grupo de edad más propenso a ser diagnosticado con una ETS, aunque el índice de infección de las personas mayores de 45 años ha aumentado en los últimos años.

Usar el condón es la mejor manera de protegerse contra las ETS

Los preservativos son el único método anticonceptivo que ayuda a proteger contra las ETS.

No protegen de todas las infecciones (como, por ejemplo, de las que se transmiten a través del contacto con la piel), pero son la mejor manera de evitar que la mayoría de las infecciones se transmitan a través del sexo.

Del mismo modo, el protector bucal (una pieza cuadrada de látex o poliuretano) puede usarse como barrera entre la boca y la vagina o el ano durante el sexo oral, reduciendo el contagio de ETS por vía oral.

Usar el condón en tus relaciones sexuales es básico para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual y ayudarte a disfrutar sanamente de tus encuentros, especialmente durante el sexo ocasional.

Si sospechas de un contagio, actúa con rapidez

No hay mejor tratamiento que la prevención, sin embargo, si has mantenido relaciones sexuales de riesgo y sospechas que has podido contraer una ETS, lo mejor es actuar rápido.

Muchas enfermedades de transmisión sexual cuentan con tratamiento, y cuanto antes se inicie el mismo mucho mejor. Las infecciones como la clamidia y la gonorrea requieren antibióticos, mientras que otras pueden necesitar la aplicación de cremas, lociones, etc.

Algunos virus, como el herpes genital o el virus de inmunodeficiencia adquirida VIH, nunca abandonan el cuerpo, pero el tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas. La ausencia de un tratamiento oportuno hace que puedan transmitirse a otras personas, incrementando su propagación.

Algunas infecciones, como la clamidia y la gonorrea, pueden ser perjudiciales para la salud y la fertilidad si no se tratan a tiempo, por ello resulta fundamental consultar a un especialista si sospechamos que padecemos una ETS.

Las pruebas para detectar una ETS son rápidas y sencillas

La detección de las ETS es un proceso sencillo que puedes realizar en tu centro de salud. También puedes solicitar esta prueba a un médico de cabecera o a un ginecólogo en el caso de las mujeres.

Las pruebas para detectar ETS a menudo son tan sencillas como dar una muestra de orina, someterte a una extracción de sangre o realizarte una revisión ginecológica que incluya una citología vaginal en el caso de las chicas. Aunque es normal sentirte nervioso, si estás sexualmente activo hacerte una prueba para detectar ETS es un acto de responsabilidad para contigo mismo. ¡No temas hacerlo!

La única forma de descartarlo es haciéndote una prueba

Cuando piensas en las ETS es posible que vengan a tu mente imágenes de bultos, sarpullidos o secreciones desagradables. Pero en muchos casos las enfermedades de transmisión sexual no tienen ningún síntoma evidente, o sus señales pueden tardar semanas y meses en manifestarse. Por eso no debes esperar un signo notorio antes de hacerte la prueba.

Si has tenido relaciones sexuales sin preservativo, la única manera de saber con certeza si tienes una ETS es haciéndote la prueba. Aunque pienses que no corres riegos, hacerte un chequeo médico habitual es un buen hábito para mantener tu salud sexual.

Es mucho lo que hay que saber sobre las ETS, pero es importante recordar que la prevención es la mejor herramienta para garantizar tu salud íntima en cada encuentro sexual.

Productos más vistos

Artículos más populares