Gonorrea: contagio, síntomas, tratamiento y prevención

Gonorrea contagio sintomas y como prevenirla _Durex

¿Alguna vez te han dicho que el contagio de una enfermedad de transmisión sexual puede dejarte estéril? No importa si eres hombre o mujer, si te contagias de gonorrea y la infección no es diagnosticada y tratada a tiempo, este es uno de los riesgos que puedes correr. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año 78 millones de personas en el mundo se contagian de gonorrea[1], ¿sabes cómo protegerte de esta infección?

Si eres sexualmente activo, es importante que sepas qué es la gonorrea, cuáles son sus síntomas y tratamiento, pero, sobre todo, que tengas en cuenta que existe una forma de prevenir su contagio. En este artículo te explicamos lo que necesitas saber sobre esta ETS.

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual o ETS que afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y produce infecciones en los genitales, el recto y la garganta. Actualmente se ha convertido en una de las ETS más comunes en España, con un incremento del 303% de los casos en 5 años[2].

¿Cómo se contagia la gonorrea?

Cualquier persona puede contraer la gonorrea mediante relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección con una persona infectada previamente.

Al ser una enfermedad tan común, es más posible que contraigan la enfermedad las personas con múltiples parejas sexuales y aquellas que no usan condón en sus relaciones sexuales. 

¿Cuáles son los síntomas y las consecuencias de la gonorrea?

Los síntomas suelen aparecer de 2 a 5 días después de haber contraído la infección. A veces no presenta señales, aumentando el riesgo de infección de la enfermedad sin saberlo, pues no somos conscientes de que algo anda mal.

Los síntomas de la gonorrea en los hombres pueden incluir:

  • Sentir ardor y dolor al orinar.
  • Aumentan las ganas de orinar y se orina con más frecuencia.
  • El pene puede segregar fluidos en color blanco, amarillo o verde.
  • Inflamación de la uretra.
  • Inflamación de los testículos y sensación de sensibilidad en la zona.
  • Dolor de garganta.

En hombres, la gonorrea puede causar una inflamación dolorosa en los conductos que conectan con los testículos. Aunque poco frecuente, este cuadro podría causar infertilidad.

Los síntomas en las mujeres pueden incluir:

  • Sentir ardor y dolor al orinar.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor o molestias al tener sexo.
  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen.
  • Fiebre. 
  • Sangrado uterino anormal.
  • Sangrado después de tener sexo.
  • Secreción vaginal anormal color verdosa, amarillenta o con mal olor.

La consecuencia más grave de la gonorrea en la mujer es la esterilidad si las trompas de Falopio y los ovarios se ven afectados por la enfermedad. Además, cuando esta condición no es tratada a tiempo, aumenta el riesgo de contraer el VIH.

¿Cómo se diagnostica la gonorrea?

Esta condición se puede detectar de manera rápida examinando una muestra de tejido o secreción bajo un microscopio. También se puede diagnosticar más precisamente con exámenes de ADN.

Si sospechas que has podido ser contagiado de esta o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual, es importante que acudas a un médico. En el caso de las mujeres un ginecólogo podrá asesorarte, mientras que los hombres podrán visitar a un urólogo.

Tratamiento de la gonorrea 

Para tratar esta enfermedad de transmisión sexual se realizan análisis de orina o de secreciones genitales y luego se administran antibióticos. El médico será el que decida la cantidad y la duración del tratamiento.

Las parejas sexuales se deben examinar y tratar juntas para evitar la transmisión de la infección de forma recíproca. No deben seguir teniendo relaciones sexuales hasta que ambos hayan terminado de tomar los antibióticos.

¿Cómo prevenir la gonorrea?

No existe un método 100% efectivo para prevenir el contagio de la gonorrea salvo la abstinencia sexual. Pero si practicas sexo, el condón es el único método anticonceptivo para disminuir el riesgo de contagio

Solo el preservativo puede ayudar a prevenir la transmisión de enfermedades e infecciones sexuales, pero para ello es importante saber cómo usar el condón adecuadamente y tener claro lo que debemos evitar para que el preservativo se rompa y quedemos expuestos durante el sexo. Otros métodos anticonceptivos, como la píldora, los parches o los espermicidas no pueden prevenir el contagio de una ETS.

Ten en cuenta que es importante utilizar el preservativo durante cada relación sexual y en todo el encuentro, de lo contrario podrías quedar expuesto durante el acto sexual.

Recuerda siempre consultar con un médico si tienes dudas. Y no olvides hablar abierta y honestamente con tu pareja si sufres esta enfermedad incluso si no presentas síntomas.

 

[1] World Health Organization, Sexually transmitted infections (STIs) Fact Sheet

[2] Centro nacional de Epidemiología. Instituto de Salud Carlos III. Resultados de la vigilancia epidemiológica de las enfermedades transmisibles. Informe anual 2014

Productos más vistos

Artículos más populares