¿Cómo saber si tengo una infección vaginal?

sintomas de una infeccion vaginal_Durex

Es posible que te preguntes “cómo saber si tengo una infección vaginal” si has sentido algún tipo de molestia en la zona íntima. Las infecciones vaginales son una irritación o inflamación que se presenta en esta zona, principalmente por una alteración en el pH del área vaginal, aunque también puede darse por otras razones que te explicaremos de forma más detallada en las siguientes líneas. Sigue leyendo y descubre también los síntomas de una infección vaginal y los tratamientos para combatir esta afección.

Causas de una infección vaginal

Como hemos indicado, las infecciones vaginales son una irritación que aparece en la vagina y que viene acompañada de otros síntomas, como dolor y picazón. Pero, ¿cómo se contrae esta afección? Una infección vaginal puede aparecer debido a las siguientes causas:

  • Vaginosis bacteriana: este tipo de vaginitis se contrae cuando existe una alteración en el equilibrio de las bacterias que habitan normalmente dentro de la vagina.
  • Candidiasis vaginal: se produce cuando los hongos, generalmente el candida albicans, crecen excesivamente dentro de la vagina.
  • Tricomoniasis: es una infección de transmisión sexual producida por un parásito conocido como Trichomonas vaginalis, el cual se transmite a través de las relaciones sexuales sin protección.

Además de estas causas, también existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer una infección vaginal, como los cambios hormonales, tener una ETS, medicamentos como antibióticos y esteroides, uso de productos de higiene íntima como los desodorantes y los lavados vaginales, entre otros.

Síntomas de infección vaginal

Muchas mujeres sospechan que están padeciendo una infección en la zona íntima cuando comienzan a notar picazón o irritación en esta área. Sin embargo, además de estas molestias, también existen otros síntomas de infección vaginal. A continuación, te los detallamos:

  • Alteraciones en el flujo vaginal (ya sea en la cantidad, el olor y/o el color).
  • Picor e irritación vaginal.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Manchado o sangrado vaginal leve.
  • Dolor agudo al orinar.

Las alteraciones en el flujo vaginal también podrían decirnos qué tipo de infección estamos padeciendo. Por ejemplo, si el flujo tiene un color blanco grisáceo y huele mal puede indicar vaginosis bacteriana. Sin embargo, si el flujo es más espeso adquiriendo una textura similar al requesón, podría apuntar a una candidiasis vaginal.

Tratamiento de una infección vaginal

Dependiendo de qué tipo de infección vaginal estemos padeciendo, el tratamiento puede variar. En el caso de una vaginosis bacteriana, el médico te asignará medicamentos para equilibrar de nuevo las bacterias, como metronidazol por vía oral o clindamicina por vía tópica. Si lo que padeces es una candidiasis vaginal, el especialista tratará esta infección con medicamentos antimicóticos para eliminar la presencia de hongos, ya sea en forma de crema o supositorio. Por último, si estás padeciendo  tricomoniasis, el especialista te asignará antibióticos hasta que la infección se haya eliminado por completo.

Cómo prevenir las infecciones vaginales

Aunque es importante que tratemos a tiempo una infección vaginal para evitar problemas más graves, también lo es aplicar algunas medidas en nuestro día a día para prevenir que vuelvan a aparecer. A continuación, te damos una serie de recomendaciones para evitar contraer una infección vaginal:

  • Evita el uso de algunos productos de higiene íntima: para evitar alteraciones en nuestro pH vaginal, es recomendable no utilizar tampones o compresas durante muchas horas, intentando sustituirlos en el plazo sugerido por el fabricante. También es recomendable limitar el uso de jabón perfumado, desodorantes vaginales, etc. Utiliza siempre jabones de higiene íntima con un pH neutro especiales para esta zona.
  • No realices lavados vaginales: al igual que en el anterior caso, si realizamos este tipo de limpieza constantemente podríamos provocar el desequilibrio entre las bacterias que habitan el área vaginal.
  • Utiliza el preservativo en tus relaciones sexuales: este método anticonceptivo es el único que puede ayudarte a reducir el riesgo de contraer una ETS, como la tricomoniasis. En nuestro artículo Cómo prevenir enfermedades de transmisión sexual te explicamos lo que necesitas saber sobre este tema. 

comprar condones Durex

Cómpralos ahora 

  • Usa prendas de algodón: es recomendable que utilices ropa interior elaborada con este material para que exista una correcta transpiración de la zona íntima. Así, evitaremos la acumulación de humedad y, por tanto, la aparición de hongos y bacterias.

Productos más vistos

Artículos más populares