Causas de la sequedad vaginal más comunes

A pesar de lo que se cree generalmente, la sequedad vaginal no solo se asocia a la menopausia. Lo cierto es que también puede afectar a las mujeres jóvenes, y a menudo puede estar relacionada con otros problemas de salud u ocurrir en períodos particulares de cambio.

Por suerte, hay muchas soluciones para aliviar la sequedad vaginal, por ejemplo, el uso de lubricantes con base acuosa o lubricantes hidratantes íntimos. Sin embargo, antes de elegir un método para contrarrestar las molestias, es importante conocer las causas de la sequedad vaginal más comunes. A continuación, te las explicamos con detalle.

Cambios hormonales

Los estrógenos juegan un papel muy importante en muchos de los cambios que atraviesan las mujeres a lo largo de su vida.  Por ejemplo, se producen grandes cambios en los niveles de estrógeno durante la menopausia, la lactancia materna y el posparto.

Una caída significativa de estas hormonas puede llevar a una disminución en la lubricación vaginal, lo que conduce a la molesta sequedad. Estos cambios hormonales, además, pueden dar lugar a una libido baja, provocando una falta de interés por el sexo lo que ocasiona que durante la intimidad la lubricación pueda ser aún menor.

Medicación

Muchos medicamentos y fármacos tienen efectos secundarios sobre la lubricación íntima, por ello su ingesta de forma continuada puede ser una de las causas de sequedad vaginal más frecuentes.

Uno de los medicamentos más comunes que pueden afectar la lubricación vaginal son los antihistamínicos. Con frecuencia, se prescriben antihistamínicos para los síntomas causados por la alergia.

Este tipo de medicación favorece la sequedad de las mucosas para reducir los síntomas de la alergia, pero también puede causar el mismo efecto en la mucosa genital. Usar un preservativo lubricado puede ayudar a contrarrestar los efectos de esta condición y daros a ti y a tu pareja una experiencia íntima placentera.

Ansiedad y estrés

Además de los cambios hormonales o los medicamentos, los factores emocionales también pueden desempeñar un papel importante en la reducción del apetito sexual de una mujer, afectando también la lubricación vaginal.

Si durante la actividad sexual te encuentras preocupada, nerviosa o baja de ánimo, es poco probable que tus niveles de excitación sean elevados. Esto no solo afecta la calidad del encuentro sexual, sino que puede limitar la producción natural de la lubricación necesaria para un encuentro suave y placentero.

Otro factor que puede afectar a la excitación es el estrés. La tensión produce una reducción en los niveles de estrógeno, lo que afecta tanto el deseo sexual como la lubricación íntima. Para evitar esto, es importante practicar actividades que te ayuden a relajarte y desestresarte, lo que se traduce en una mejor intimidad con tu pareja.

Dificultades en la relación de pareja

El sexo con tu pareja debe ser divertido, íntimo y agradable para ambos. Si la experiencia no está siendo tan agradable como solía ser o si te resulta difícil excitarte, esto sin duda se reflejará en tu lubricación íntima.

Evalúa si este escenario puede deberse a dificultades en la relación de pareja. En estos casos, resulta importante tratar los posibles problemas para mejorar la intimidad de ambos. 

Como ves son varias las cusas de la sequedad vaginal más comunes, por ello es importante hablar con tu médico acerca de esta condición y encontrar así las soluciones más convenientes para que vuelvas a disfrutar de relaciones suaves y placenteras.

Productos más vistos

Artículos más populares