La candidiasis vaginal es una infección provocada por hongos. La identificarás por síntomas como un flujo vaginal blanquecino, acuoso o espeso como el requesón, picor por fuera o por dentro de la vagina, enrojecimiento e inflamación de los labios vaginales y dolor al orinar o durante las relaciones sexuales. Aunque no necesariamente tienes que manifestar todas estas señales, si presentas varias de ellas es conveniente visitar al ginecólogo.

Las molestias que esta enfermedad puede ocasionar llevan a que muchas chicas se pregunten cómo se contagia la candidiasis. ¿Es tu caso?, sigue leyendo y descubre todo acerca de esta infección vaginal.

Contagio de la candidiasis: ¿esta infección se transmite?

La candidiasis no se considera una enfermedad de transmisión sexual. No la causa ningún agente externo, por eso no se habla de contagio de la candidiasis, sino de aparición.

La candidiasis la provoca un hongo que se llama Candida albicans, el cual vive de manera normal en la flora vaginal sin que su presencia ocasione ninguna molestia, pero cuando el pH vaginal normal se desequilibra por diferentes motivos, el hongo comienza a reproducirse. El aumento de su población produce los síntomas de la candidiasis.

De todas formas, aunque no se habla de cómo se transmite la candidiasis porque no se considera una enfermedad de transmisión sexual o ETS, es decir, no se contagia por practicar sexo, no es recomendable mantener relaciones mientras duren los síntomas, pues las molestias podrían agravarse.

Ten en cuenta que la candidiasis vaginal es muy común, entre 70 y 75 % de las mujeres en edad reproductiva tendrán al menos una vez en la vida esta condición, y entre el 40 y 50 % de ellas sufrirá la infección varias veces, por eso conocer por qué aparece y cómo prevenirla es muy importante para evitar que se convierta en algo frecuente.

¿Por qué tengo candidiasis?

Tienes candidiasis porque tu pH vaginal se ha desequilibrado y esto hace que un hongo que vive en tu vagina de manera normal se multiplique. Por eso es importante que mantengas un pH vaginal equilibrado.

Estos son los principales factores que favorecen la aparición del hongo:

  • Realizar duchas vaginales, es decir, lavar el interior de la vagina con agua o cualquier otro producto. Esta limpieza puede alterar la flora vaginal normal, por eso se desaconseja y solo debes hacerla si te lo ha indicado el médico.
  • No cambiar la ropa interior mojada o ponerse prendas demasiado ajustadas. La humedad y el calor contribuyen al crecimiento de los hongos, por el mismo motivo, es recomendable cambiar los salvaslips, compresas o tampones con frecuencia.
  • Usar ropa interior de materiales sintéticos, pues aumentan la traspiración y no permiten que la piel de la zona íntima ventile adecuadamente, creando condiciones de humedad que pueden favorecer la aparición de hongos vaginales. Por este motivo, se recomienda que la ropa interior sea siempre 100% de algodón.
  • Utilizar productos como compresas o papel higiénico que contengan perfumes, ya que pueden alterar el pH.
  • Estar en tratamiento con antibióticos durante largo tiempo o con frecuencia. Estos medicamentos eliminan las bacterias nocivas, pero también pueden afectar a las beneficiosas lo que altera la flora vaginal y puede dar lugar a infecciones.
  • El embarazo o el consumo de anticonceptivos son factores predisponentes por los cambios hormonales que desencadenan.
  • Algunas enfermedades, como la diabetes o, en general, cualquier condición que debilite el sistema inmunitario, pueden favorecer la multiplicación de los hongos.

¿Cómo puedo prevenir la candidiasis?

Si no quieres sufrir candidiasis, ten en cuenta las siguientes recomendaciones para mantener tu pH vaginal balanceado, de forma que los hongos no puedan reproducirse:

Ropa interior de algodón

Utiliza ropa interior de algodón transpirable y cámbiatela si se humedece. No te pongas ropa muy ajustada en la zona íntima, quítate los bañadores y bikinis mojados cuanto antes y retírate con frecuencia salvaslips, compresas o tampones, así evitas la humedad y el calor que ayudan a los hongos a proliferar.

No te automediques

Nunca tomes medicamentos, especialmente antibióticos, si no te los ha recetado un médico, pues podrían afectar al equilibrio de tu flora vaginal y a tu sistema inmunitario.

Si debes mantener un tratamiento antibiótico por un largo período de tiempo y comienzas a sufrir de molestias íntimas, consulta a tu médico.

Mantén una rutina de higiene íntima con productos para el cuidado vaginal

Es importante que uses solo productos específicos para esta delicada zona porque favorecen el equilibrio del pH y contribuyen a su cuidado. Por el mismo motivo, evita los productos muy fuertes o no indicados para la vagina, no te hagas duchas vaginales a menos que tu médico lo indique y sécate bien la zona íntima después de bañarte.

Usa preservativos

La importancia de usar el condón no solo reside en evitar un embarazo no deseado, sino también el prevenir el contagio de ETS, especialmente cuando se trata de sexo casual. La candidiasis no se considera una ETS pero puedes entrar en contacto con el hongo durante el sexo sin protección, por ello es siempre recomendable usar el preservativo y evitar el sexo si tienes candidiasis.

comprar condones online

Cumplen con la normativa de productos sanitarios 

Descubre nuestra gama de condones

Evita el estrés

Evita el estrés llevando una vida saludable con una alimentación equilibrada y una práctica regular de ejercicio, de esta forma, tu sistema inmunitario estará fuerte y será más resistente a los hongos.

 

Fuentes

  • Candidiasis Vaginal, MedlinePlus.
  • Gonçalves B. et al. (2016). Vulvovaginal candidiasis: epidemiology, microbiology and risk factors. Critical Reviews in Microbiology. 42(6): 905-927.