sintomas ladillas

Los piojos púbicos, también conocidos como ladillas, son unos parásitos de aspecto similar a cangrejos que se alimentan de sangre, fundamentalmente en la zona genital. Se transmiten de persona a persona al mantener relaciones sexuales con alguien infectado.

Entre los síntomas de los piojos púbicos destaca un intenso picor en el área genital, lo que puede alertarnos de su presencia. A continuación, te explicamos cómo saber si tienes piojos púbicos, cuál es su tratamiento y qué hay que hacer para prevenir su contagio.

Qué son los piojos púbicos o ladillas

Los piojos púbicos o ladillas son insectos sin alas que se alimentan de sangre en la zona genital. Tanto sus huevos, conocidos como liendres, como los piojos adultos, viven en la piel y vello púbico, aunque pueden extenderse a otras áreas de pelo grueso, como piernas, tórax o cejas. Es importante destacar que los piojos púbicos son un tipo de parásito diferente a los que viven en la cabeza y, por tanto, estos no se transmiten de la cabeza al área genital o viceversa.

Cómo se contagian los piojos púbicos

Al encontrarse entre el vello de los genitales, el contacto sexual es la forma más habitual de contagio de los piojos púbicos o ladillas, que pueden transmitirse más fácilmente de persona a persona si alguno de los dos está infectado.

Con menos frecuencia pueden contraerse al compartir ropa de cama o toallas con una persona parasitada. Por suerte, el tratamiento de los piojos púbicos es sencillo e incluye eliminar también las liendres y seguir las medidas de prevención.

Síntomas de las ladillas 

El síntoma principal que delata la presencia de piojos púbicos o ladillas es el picor en los genitales debido a las picaduras del parásito. Otros síntomas de los piojos púbicos son lesiones provocadas por el rascado, que pueden llegar a infectarse, y manchas rojizas o azuladas que se corresponden con las picaduras.

Ver directamente el parásito o, más difícil, sus liendres, confirma el diagnóstico. Si tienes dudas de cómo saber si tienes piojos púbicos, acude a un profesional sanitario, quien podrá confirmar la presencia de estos parásitos y ofrecerte el tratamiento indicado.

Qué hacer si tengo piojos púbicos

Si sospechas que tienes ladillas acude a tu médico de cabecera, ginecólogo o urólogo. El profesional podrá visualizar directamente los piojos púbicos con ayuda de una lupa para confirmar el diagnóstico.  

Luego, te recetará un tratamiento adecuado, el cual deberás seguir según la indicación del profesional.

Ten en cuenta que, debido a que las ladillas son una enfermedad de transmisión sexual, es normal que el médico te pregunte por tu vida sexual y que valore la realización de otras pruebas para diagnosticar ETS con el fin de descartar la presencia de otras condiciones de este tipo.

Tratamiento de las ladillas

El tratamiento de los piojos púbicos consiste en eliminarlos con la aplicación de un fármaco con efecto insecticida. Generalmente es un producto tópico de única aplicación, pero, en ocasiones, se necesitan más dosis o una administración oral.

Además, hay que seguir las siguientes recomendaciones:

Eliminar las liendres

No solo hay que acabar con los piojos púbicos adultos, sino que también hay que eliminar sus huevos para evitar una reinfección. Puedes retirarlos pasando por el vello un peine de púas finas.

Lavar toda la ropa íntima y de cama con agua caliente

Además, se recomienda secarla con calor mientras dure el tratamiento. Si hay ropa que no se puede lavar en casa, llévala a la tintorería o guárdala bien precintada en una bolsa de plástico durante dos semanas.

Verificar que no aparecen nuevamente tras el tratamiento

Si tras medicarte vuelves a tener síntomas de los piojos púbicos, acude al médico para una nueva revisión. Ten en cuenta que si no eliminas adecuadamente las liendres se producirá una reinfección rápidamente.

Avisar a tus parejas sexuales

Si has sido diagnosticado con esta condición, es importante avisar a tu pareja o parejas sexuales actuales para que puedan confirmar o descartar la presencia de esta ETS.  

Cómo evitar contagiarme de ladillas

El uso del condón resulta imprescindible para prevenir las ETS, algunas de ellas muy comunes como es el caso del virus del papiloma humano, el herpes genital o la clamidia. Pero, como las ladillas viven en el vello púbico, el preservativo no puede prevenir esta ETS. Aun así, hay que utilizarlo siempre para encuentros sexuales más seguros.

Puedes evitar el contagio de ladillas absteniéndote de practicar sexo con quien padezca pediculosis íntima, muestre síntomas de los piojos púbicos o, simplemente, no conozcas lo suficiente como para disponer de esa información.

Por el mismo motivo, tampoco se recomienda compartir toallas o ropa de cama con personas que puedan estar en estas circunstancias.  

Artículos similares