Cómo dar un beso negro: lo que debes saber

Puede que el beso negro sea una práctica sexual rodeada de tabúes, pero también es cierto que es una de las formas más placenteras de estimular el ano y una alternativa perfecta para explorar el disfrute sexual de una forma menos convencional.

Aunque no se hable abiertamente, el anilingus puede resultar tremendamente excitante, por eso si quieres explorar esta posibilidad y te preguntas cómo dar un beso negro y hacer que tu pareja estalle de placer, sigue leyendo y descubre los básicos de un buen beso en el ano.  

¿Qué es el beso negro y por qué es tan placentero?

El beso negro es una la práctica que consiste en estimular el ano usando la boca y la lengua, como si estuvieras besando la zona, de allí su nombre. Puede resultar muy placentero porque en el ano se concentran terminaciones nerviosas, que hacen que esta zona sea muy sensible a los estímulos.

Esta práctica puede ser una buena aliada antes de la penetración anal, ya que es una buena manera de preparar el ano para el sexo anal, aumentando la excitación hasta la llegada del pene o del juguete sexual que queramos utilizar. No obstante, no hace falta que haya penetración para dar o recibir un beso negro.

Lo que debes saber antes de dar un beso negro

Antes de lanzarnos a probar el beso negro, hay algunas recomendaciones a tener en cuenta para hacer que ambos disfrutéis:

Debe ser una práctica consensuada

Como en cualquier práctica sexual, todos los participantes deben estar de acuerdo. Así, si te estás preguntando cómo hacer un beso negro, antes de intentar nada, el primer paso debe ser hablarlo con esa persona para saber si le apetece, si quiere darlo o recibirlo, cuándo, etc. Hablar sobre el tema es también una buena manera de comenzar a calentar el ambiente.

Es recomendable usar protección

El beso negro es una práctica sexual y, como tal, conlleva riesgo de contagio de infecciones de transmisión sexual (ITS).

Para protegernos de una posible infección sexual durante la práctica, la recomendación es poner entre la boca y el ano una barrera, que puede ser un cuadrado de látex o un preservativo recortado.

Y si después del beso nos apetece la penetración anal, se recomienda utilizar condón, pues es el único método anticonceptivo que establece una barrera efectiva para ayudarnos a evitar la transmisión de ITS. Su eficacia se sitúa entre el 80-90 %, siempre que lo utilicemos de forma adecuada y del principio al final de la relación (1).

Pero ¿qué condón elegir?, puedes optar por cualquier preservativo de la gama Durex, ya que son aptos para el sexo anal, vaginal y oral. Pero cuando se trata específicamente de sexo anal te recomendamos los condones Durex Perfect Connection, especialmente diseñados para este tipo de encuentros, pues son más gruesos y cuentan con un extra de lubricación, perfectos para conseguir penetraciones más suaves.

No pases del ano a los genitales

La zona anal puede contener bacterias que pueden ocasionar infecciones si pasan a otras áreas, como la vagina o el pene. Si después de dar un beso negro decides hacer sexo oral convencional, las bacterias podrían también pasar y llegar a causar infecciones. Por eso se recomienda mantener la higiene y el uso de cuadros de látex durante el sexo oral, para dificultar la trasmisión de bacterias y otros organismos.

Puedes usar un lubricante de sabores

Al igual que en el sexo oral, en el beso negro también puedes usar los lubricantes de sabores, que le darán un toque todavía más excitante y divertido a esta práctica. En nuestra gama, puedes escoger entre  Durex Lubricante sabor Fresa o Durex lubricante sabor Cherry. Son de base acuosa, compatibles con los preservativos de látex de caucho natural y de poliisopreno, ligeros, de tacto suave y con un delicioso sabor a fresa o a cereza.

Qué saber si eres tú quien va a recibir el beso negro

Hasta ahora nos hemos puesto en la piel de quien da un beso negro, pero también puede darse el caso de que seas tú quien lo recibas. Si quieres saber cómo prepararte para un beso negro, te dejamos algunas recomendaciones:

Lava bien la zona alrededor del ano

La higiene es fundamental para que la experiencia sea agradable. No hace falta realizar ningún tipo de limpieza especial, simplemente lavarte bien con agua y jabón, preferiblemente antes del encuentro sexual.

Relájate y disfruta del beso negro

Esta práctica puede ser altamente placentera, por eso déjate llevar, libera tu mente de cualquier tabú y dedícate a disfrutar de esta estimulación anal al máximo.

Cómo hacer un beso negro muy placentero

Una vez entrados en materia, para hacer un buen beso negro utiliza los labios y la lengua. Comienza estimulando las zonas de alrededor, como las nalgas, los genitales, las ingles, el periné, hasta llegar al ano, con caricias y besos.

Después, juguetea en la zona anal, con los dedos y movimientos circulares suaves, hasta pasar a la boca, besando y chupando. A la vez, puedes acariciar los genitales u otras zonas erógenas del cuerpo, como los pezones. Ve siempre de menos a más y aumenta la estimulación según se vaya disparando la excitación. No tengas miedo a preguntar si vas bien o qué es lo que más le está gustando a tu pareja o parejas.

Saber cómo dar un beso negro y también cómo recibirlo es clave para potenciar al máximo el placer anal. Por eso anímate a probar esta práctica y haz que el sexo sea inolvidable.

 

Fuentes

  1. Eaton EF, Hoesley CJ. Barrier Methods for Human Immunodeficiency Virus Prevention. Infect Dis Clin N Am 2014; 28: 585–599.

RKT-M-05893

NO TE VAYAS AHORA

Utiliza el código ENVIOGRATIS para obtener el envío gratis.

ENVIOGRATIS

Válido hasta el 31.12.2022.

Ya has utilizado esta promoción.