Clamidia: contagio, síntomas, tratamiento y prevención

La clamidia es una de las ITS más comunes y cualquier persona que tenga sexo vaginal, anal u oral con alguien infectado puede contagiarse. La infección no suele producir síntomas por lo que tú o alguien con quien te acuestas podría tener esta ITS sin saberlo, transmitiéndola con facilidad. Por eso, si eres sexualmente activo debes saber cómo se contagia la clamidia y, más importante aún, es necesario que sepas cómo prevenirla para disfrutar de tus encuentros de forma más segura.

Descubre lo que necesitas saber sobre esta ITS en este artículo. 

¿Qué es la clamidia?

La clamidia o clamidiasis es una infección de transmisión sexual muy frecuente producida por la bacteria Chlamydia trachomatis. Esta ITS puede afectar la vagina, el cuello uterino, la uretra, el pene, el recto o la garganta.

En 2016 la Organización Mundial de la Salud estimó que 131 millones de personas a nivel mundial contraen esta ITS cada año (1). Se trata de una infección común que puede ser fácilmente tratada con antibióticos, sin embargo, si no es detectada y tratada a tiempo puede tener importantes consecuencias en la salud reproductiva de la mujer.

¿Cómo se contagia la clamidia?

Cualquier persona puede contagiarse de clamidia en una relación sexual vaginal, oral o anal  con alguien infectado y la mayoría de las personas que tienen la infección no lo saben, pues esta condición puede pasar desapercibida y sin síntomas. En el caso de las embarazadas, esta condición puede infectar también al bebé durante el parto.  

Una vez que te contagias, puedes transmitir la infección a cualquier persona siempre que tengas sexo vaginal, anal u oral con alguien sin protección. Hasta que no se trata la clamidia no desaparece del organismo, y puede generar distintas complicaciones de salud. 

No usar preservativo durante las relaciones sexuales, tener múltiples parejas sexuales, o haber tenido previamente una infección de transmisión sexual aumenta el riesgo de contraerla.

A simple vista resulta imposible saber quién padece clamidia y quien no, alguien que conoces desde hace mucho tiempo podría tener esta infección sexual sin que ninguno de los dos lo sepa. Por eso es muy importante utilizar el preservativo en cada relación sexual, pues es la única alternativa de reducir el riesgo de contagio si eres sexualmente activo. El condón es el único método anticonceptivo capaz de disminuir el riesgo de contagiarte de clamidia y otras infecciones sexuales muy comunes, con entre 80 y 90% de eficacia si se usa correctamente y durante todo el encuentro sexual (2). Al utilizarlo estás protegiendo tu salud y bienestar.

Si tienes dudas de cómo hacerlo, en nuestro artículo Cómo poner un condón paso a paso te lo explicamos. 

¿Cuáles son los síntomas de la clamidiasis?

La clamidia no suele presentar síntomas, por lo que muchas personas no son conscientes de que sufren esta ITS, manteniendo relaciones sexuales sin protección y contagiando a otros. Si se manifiestan síntomas, los mismos son diferentes en hombres y mujeres, y pueden caracterizarse por las siguientes señales (3):

Síntomas de la clamidia en las mujeres 

  • Flujo vaginal fuera de lo normal
  • Ardor y dolor al orinar
  • Dolor o molestias al tener sexo

Síntomas de la clamidia en hombres

  • Secreción del pene
  • Dolor y ardor al orinar
  • Comezón y ardor alrededor de la abertura del pene
  • Dolor en los testículos

La clamidia también puede afectar el recto sin que se manifieste ninguna señal, pero cuando se presentan síntomas pueden aparecer tanto en hombres como en mujeres molestias como el dolor rectal, sangrado o secreciones fuera de lo normal.

¿Cómo se diagnostica la clamidia?

El diagnóstico de la clamidia es simple y no requiere exámenes dolorosos o complicados. Esta condición se diagnostica a través de una muestra de orina, en el caso de las mujeres es posible que se necesite además una citología vaginal, por lo que si sospechas que la has contraído es recomendable que acudas a tu ginecólogo.

Además, es importante visitar a este especialista una vez al año si eres sexualmente activa, con el fin de realizar controles de rutina. Recuerda hablar con tu médico con absoluta franqueza y sin vergüenza si sospechas que tienes esta o cualquier otra ITS, un especialista podrá indicarte los exámenes adecuados y el paso a paso que debes seguir frente a cualquier infección de transmisión sexual. 

Tratamiento de la clamidia o clamidiasis

La clamidia es una infección sexual que se trata con antibióticos, los cuales curan la infección si se detecta a tiempo, pero no podrán revertir ningún daño que la infección ya haya causado, por lo que un diagnóstico temprano es importante para evitar problemas irreversibles. Se recomienda evitar el contacto sexual hasta que el tratamiento haya finalizado para no contagiar a otras personas. 

Si te han diagnosticado con clamidia, tú y tus parejas sexuales deberéis recibir tratamiento, si tienes una pareja sexual actualmente es importante que ambos os tratéis al mismo tiempo para evitar la reinfección. Ten en cuenta que solo un médico podrá indicar el tratamiento oportuno para una infección por clamidiasis, por lo que visitar a un especialista es imprescindible. También deberás seguir al pie de la letra el tratamiento recetado.

Esta infección de transmisión sexual no se cura por si sola.

Consecuencias la clamidia si no se trata 

Si la clamidia no se trata a tiempo puede tener consecuencias importantes en el caso de las mujeres, ya que la infección puede afectar las trompas de Falopio y el útero, causando enfermedad inflamatoria pélvica, una condición que puede producir dolor pélvico crónico, embarazos ectópicos e infertilidad. (4)

Por eso, los controles ginecológicos frecuentes son importantes para garantizar el bienestar de las mujeres sexualmente activas, pues, como ya hemos explicado, en la mayor parte de los casos no hay síntomas que te permitan saber que tienes clamidia. 

En el caso de los hombres, esta infección rara vez causa complicaciones, aunque de no tratarse se puede contagiar a cualquier persona con la que se mantenga sexo vaginal, oral o anal sin protección. Además, tener esta ITS aumenta el riesgo de contraer otras infecciones de transmisión sexual, como es el caso del virus de inmunodeficiencia humana o VIH (4).

Cómo sé si debo hacerme la prueba de la clamidia

Si eres sexualmente activo, y especialmente si tienes encuentros sexuales frecuentes sin condón y/o si tienes varias parejas sexuales, es importante que una vez al año te hagas las pruebas de diagnóstico de ITS para descartar la presencia de esta y cualquier otra. Además, es recomendable que te hagas la prueba de la clamidia si: 

  • Tu pareja sexual actual o alguna pareja sexual anterior ha sido diagnosticada con esta ITS o con otra infección de transmisión sexual. 
  • Has presentado uno o varios de los síntomas mencionados anteriormente.
  • Has tenido una relación sexual de alto riesgo.  
  • Compartes juguetes sexuales sin las adecuadas medidas de protección. 

Para realizarte la prueba de la clamidia puedes acudir a tu ginecólogo en el caso de las mujeres, al urólogo en el caso de los hombres o a tu médico de cabecera, quien podrá orientarte o enviarte al especialista indicado. 

¿Puedo volver a contagiarme? 

La respuesta es sí, el tratamiento no te hace inmune y si vuelves a tener sexo sin condón con una persona infectada podrás contagiarte nuevamente. Por esta razón es importante no solo usar el preservativo en cada encuentro sexual, sino también que si tienes una pareja esta reciba el mismo tratamiento que tú con el fin de evitar que esta infección sexual se siga propagando. 

¿Cómo prevenir la clamidia?

No existe un método 100% efectivo para prevenir el contagio de la clamidia, sin embargo, el sexo con condón es la única alternativa para disminuir el riesgo de contagio si eres sexualmente activo.

como prevenir la clamidia

Cumplen con la normativa de productos sanitarios

Solo el preservativo puede ayudar a prevenir la transmisión de infecciones sexuales, pero para ello es importante saber cómo poner el condón adecuadamente y cómo usarlo para evitar que el mismo se rompa y que quedemos expuestos durante el sexo. Otros métodos anticonceptivos, como la píldora, los parches o los espermicidas, no pueden prevenir el contagio de una ITS.

Recuerda que es importante utilizar el preservativo durante cada relación sexual y en todo el encuentro, de lo contrario podrías quedar expuesto durante el acto sexual. Consulta siempre con un médico si tienes dudas. Y no olvides hablar abierta y honestamente con tu pareja si sufres esta infección incluso si no presentas síntomas.

 

Fuentes:

  1. World Health Organization, Sexually transmitted infections (STIs) Fact Sheet
  2. Eaton EF, Hoesley CJ. Barrier Methods for Human Immunodeficiency Virus Prevention. Infect Dis Clin N Am 2014; 28: 585–599.
  3. Infecciones por Clamidia, MedlinePlus
  4. Clamidia, CDC

RB-M-95240

NO TE VAYAS AHORA

Utiliza el código ENVIOGRATIS para obtener el envío gratis.

ENVIOGRATIS

Válido hasta el 31.12.2022.

Ya has utilizado esta promoción.