Por qué no lubrico lo suficiente

Si estás leyendo estas líneas, seguramente sea porque en tus relaciones sexuales has notado que tu zona íntima no produce suficiente humedad de manera natural, por lo que te preguntas: “¿por qué no lubrico lo suficiente?”.

La humedad en la zona vaginal se conoce como lubricación y consiste en un incremento de la producción de líquido vaginal principalmente en respuesta a la excitación sexual.  Pero puede ocurrir que estés excitada y, sin embargo, no lubriques en la cantidad necesaria para que la penetración sea suave y placentera.

Por eso a continuación te explicamos las causas de la falta de lubricación más frecuentes y algunas soluciones para mejorar esta situación.

¿Para qué lubricamos? 

La lubricación vaginal tiene una función importante en las relaciones sexuales, ya que facilita la penetración y los movimientos del pene dentro de la vagina. Aunque la lubricación es una respuesta natural, también sucede que hay mujeres que, debido a determinadas causas, pueden tener dificultades para lubricar lo suficiente.

La buena noticia es que no se trata de un problema grave, ya que puede solucionarse con el uso de ciertos productos y algunas recomendaciones que te daremos posteriormente.

Por qué no lubrico lo suficiente

¿Te sientes excitada pero no estás lubricada? ¿Estás teniendo dificultades para sentirte estimulada sexualmente? La lubricación cambia a lo largo de nuestro ciclo menstrual, por eso hay días en los que estar mojada es muy simple y otros en los que te puede costar más. Pero, además, ciertos factores pueden influir en nuestra capacidad para lubricar, y conocerlos es importante para saber cuándo incorporar un lubricante íntimo a nuestros encuentros y volver a disfrutar del placer rápidamente.

Estas son algunas de las causas por las que puedes experimentar sequedad vaginal:

Cambios hormonales

Una de las principales causas de la falta de lubricación son los cambios hormonales, especialmente en los niveles de estrógenos (1), una hormona sexual femenina que se produce en los ovarios y que interfiere en algunas funciones del cuerpo femenino. Por tanto, ante cambios hormonales producidos por situaciones tales como el ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia, los niveles de estrógenos suelen disminuir considerablemente, reduciendo de forma natural la lubricación vaginal.

Uso de anticonceptivos hormonales o de cierta medicación

El uso de anticonceptivos hormonales o de cierta medicación también puede disminuir la lubricación (2). Este tipo de tratamientos ya sea debido a la carga hormonal o a otros componentes, puede afectar la humedad vaginal. Sin embargo, si tienes dudas sobre los efectos secundarios de la medicación o anticonceptivo que estás tomando, es recomendable que lo consultes con el médico.

Estimulación sexual insuficiente

Si las anteriores causas no se ajustan a tu situación, es posible que no estés lubricando adecuadamente debido a la falta de estimulación sexual antes de la penetración (3), y es que quizá no le estáis dedicando el tiempo suficiente a los preliminares durante el sexo.

La masturbación, la estimulación de zonas erógenas como el clítoris o los pechos, el sexo oral, los besos y caricias, todos estos elementos son básicos para excitarte antes de la penetración y harán que ambos disfrutéis mucho más el encuentro, por eso conviene no olvidarlos. Y si el problema es que no recibes lo que te gusta ¡háblalo con tu pareja!, enséñale cómo, cuándo y dónde tocarte para hacer que el sexo sea mucho más placentero.

Estrés o falta de concentración

El estrés también es un factor que reduce la excitación sexual y, por tanto, la producción natural de lubricación (2). Es importante que intentes concentrarte en el acto sexual y evites dispersar tu mente en otras cosas, de este modo podrás disfrutar a plenitud de cada encuentro obteniendo una mejor respuesta sexual.  

Además, no olvides que el propio acto sexual es una actividad genial para reducir la tensión, por lo que cuanto más sexo tengas puede que te sientas más relajada.

Uso de productos de higiene íntima inapropiados

Una higiene íntima excesiva o el uso frecuente de duchas vaginales también pueden afectar la lubricación íntima (1). Además, el uso de jabones perfumados y de productos no adecuados para la higiene vaginal pueden ser también causantes de la sequedad vaginal. En este sentido, es recomendable usar productos que ayuden a mantener el pH íntimo equilibrado y evitar lavar en exceso la zona.

Cómo mejorar la lubricación vaginal

Ahora que ya conoces algunas posibles causas por las que no lubricas bien, vamos a las soluciones. Y es que como comentamos al comienzo, mejorar la humedad vaginal es tan simple como usar un lubricante sexual durante las penetraciones tanto vaginales como anales.

Este producto es muy sencillo de usar, simplemente debes aplicar unas gotas en tus dedos y luego frotarlos en la vagina para mejorar la humedad de la zona. También puedes aplicarlo en el pene de tu pareja y sobre el preservativo una vez puesto, así puedes disfrutar de penetraciones suaves y llenas de placer.

En Durex contamos con una amplia gama de lubricantes para que puedas vivir todo tipo de experiencias. Si quieres una opción libre de fragancias y colorantes, entonces nuestra gama de lubricantes Naturals es tu mejor alternativa, pues están elaborados con ingredientes 100% naturales para sentir el sexo suave de forma natural.

lubricantes naturales para el sexo

Cómpralo ahora

Cumple con la normativa de producto sanitario

También puedes optar por lubricantes de silicona, que ofrecen un efecto más duradero que los lubricantes de agua pues no se secan con tanta facilidad, así que son ideales para esos encuentros sexuales que prometen durar y también para el sexo anal, donde la lubricación extra es muy recomendable.

lubricante de silicona para el sexo

Cómpralo aquí 

Cumple con la normativa de producto sanitario

Y si lo que quieres no es solo mejorar tu lubricación sino vivir una experiencia inolvidable, entonces debes probar los lubricantes con efectos y sabores, que harán que tus encuentros sexuales se conviertan en toda una aventura en la que no tendrás que preocuparte más por si estás o no mojada ¡solo tendrás que concentrarte en disfrutar al máximo!

Además del uso de lubricantes, también puedes seguir estos consejos para aumentar tu lubricación de manera natural:

  • Utilizar productos especiales para la higiene vaginal: esta zona es muy delicada y cualquier desequilibro en tu pH íntimo puede producir sequedad y molestias. Por eso conviene usar productos especiales para el cuidado vaginal, que ayuden a mantener tu flora vaginal equilibrada.
  • Comunícate con tu pareja: habla con tu pareja y dile tanto las cosas que te excitan como las cosas que no te gustan durante el sexo. De esta forma, ambos conseguiréis tener un sexo mucho más placentero y podrás lubricar mejor.
  • Mantén una correcta hidratación: para que la producción de lubricación aumente de forma natural, es importante que tomes al menos dos litros de agua al día y cuides tu alimentación.
  • Deja el estrés fuera de la habitación: si existe una oportunidad para relajarte y liberar las tensiones de todo el día, es durante el sexo. Por ello, intenta desconectar de todo lo que ocurra fuera de la habitación para disfrutar plenamente del acto sexual.

 

Fuentes:

 

RB-M-87501

NO TE VAYAS AHORA

Utiliza el código ENVIOGRATIS para obtener el envío gratis.

ENVIOGRATIS

Válido hasta el 31.12.2022.