Volver a Leer

Ponte así

Posturas sexuales acrobáticas

Si bien las posturas de toda la vida como el misionero y el perrito pueden ser muy divertidas, a veces es recomendable atreverse con cosas nuevas. Probad una de estas posturas más acrobáticas para que la cosa no decaiga. Aun así, mejor que os lo toméis con calma, sobre todo si soléis ser menos activos, pues de lo contrario podríais lesionaros la espalda o sufrir un tirón muscular. Y para rematar la faena no estará de más que os deis alguna friega al acabar.

La enredadera

Como sugiere el nombre, esta postura se hace contra la pared. La mujer se apoya en la pared y levanta la pierna todo lo que puede. El hombre se pone entre sus muslos, aguantando la pierna levantada de la mujer con la mano. De esta forma le estimulará el clítoris mientras la penetra y ella podrá hacer fuerza contra la pared para que la penetración sea más profunda.

La bailarina

Si veis demasiado complicada la postura de la enredadera, probad esta otra. La mujer se pone de cara a la pared, inclinándose para apuntalar los brazos, y levanta una pierna. Entonces el hombre la penetra por detrás, sujetándola por las caderas para que no pierda el equilibrio. La penetración es profunda y el hombre disfruta de unas magníficas vistas que seguramente harán que esboce una sonrisa.

"Si bien las posturas de toda la vida como el misionero y el perrito pueden ser muy divertidas, a veces es recomendable atreverse con cosas nuevas"

La L

Si os cuesta salir de la cama, esta postura es sencilla pero apasionada. La mujer se tiende de espaldas y levanta la pierna en alto. El hombre se arrodilla entre sus piernas y la penetra, levantándole las caderas con las manos para facilitar la penetración. Si la mujer se cansa de tener la pierna en alto, puede ir apoyándola en el pecho del hombre. Esta postura favorece una penetración profunda y las caricias mutuas de la pareja.