Cómo prevenir infecciones de transmisión sexual

Si eres sexualmente activo puede ser que pienses que a ti nunca te va a pasar, que si estás con alguien que tiene una ITS serás capaz de darte cuenta enseguida, que usar el condón no es necesario porque conoces bien a esa pareja sexual. Pero ¿sabías que cada día más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual alrededor del mundo? Y la mayoría de ellas no presentará ningún síntoma. Esta es la cifra de contagios que estima la Organización Mundial de la Salud (1), por eso saber cómo prevenir las infecciones de transmisión sexual es básico para mantener tu salud y disfrutar del sexo con el menor riesgo posible.

¿Sabes cómo hacerlo? En este artículo de Durex te explicamos las causas, principales formas de contagio y cómo reducir el riesgo de contraer una ITS.

Causas de las infecciones de transmisión sexual

Antes de saber cómo evitar contagiarte de una ITS, es importante entender cuál es su origen. Hay más de 20 tipos de infecciones de transmisión sexual (2) que pueden estar causadas por distintos tipos de agentes. De este modo, podemos clasificar las enfermedades de transmisión sexual en tres tipos distintos según su origen (3):

Infección por virus

Las infecciones de transmisión sexual por virus son frecuentes y abarcan enfermedades como el herpes genital, el virus de inmunodeficiencia humana o VIH o el virus de papiloma humano o VPH, la ITS más común a nivel mundial. Es tan frecuente que, de acuerdo con la Academia Española de Dermatología y Venerología, hasta 75% de las personas sexualmente activas han podido contraer VPH en algún punto de su vida (4).

En algunos casos nuestro cuerpo puede combatir y eliminar el virus por sí solo, como puede suceder con el papilomavirus, pero en otros casos, como cuando nos contagiamos de herpes genital o VIH, el virus permanecerá en el organismo sin que exista un tratamiento capaz de eliminarlo. 

Infección por bacterias

Algunas bacterias pueden causar enfermedades de transmisión sexual como la clamidiala gonorrea o la sífilis. La mayoría de estas enfermedades pueden tratarse con antibióticos si se detectan a tiempo, pero en estados avanzados pueden tener importantes consecuencias sobre la salud que no pueden ser revertidas con ningún tratamiento.

Infección por parásitos

También es posible que una ITS se produzca por el contagio de parásitos, como es el caso de la tricomoniasis o los piojos púbicos, también conocidos como ladillas. Las infecciones de transmisión sexual por parásitos cuentan con tratamiento, que debe ser administrado por un profesional sanitario.

Cómo se contagian las ITS

Para prevenir las infecciones de transmisión sexual es básico entender cómo se contagian y qué acciones pueden poner tu salud sexual en riesgo.

Las principales vías de transmisión de las ITS son (5):

  • El sexo vaginal, anal u oral, por eso cualquier persona sexualmente activa está en riesgo de contraer una EITS, especialmente cuando se mantiene sexo sin protección o se tienen múltiples parejas sexuales. Es importante destacar que para que una infección se transmita mediante el sexo no es necesario que haya eyaculación, la simple penetración o el sexo oral pueden favorecer el contagio.
  • En el caso de enfermedades en las que hay brotes o úlceras en la piel, como el herpes genital o la sífilis, si la persona infectada tiene una de estas lesiones la ITS también podría transmitirse por el roce entre genitales, sin la necesidad de que exista penetración propiamente. Si quieres saber más sobre este punto, te invitamos a leer nuestros artículos ¿Puedo tener herpes genital sin haber tenido relaciones? y ¿Puedo tener sífilis sin haber tenido sexo?
  • Compartir objetos que puedan contener rastros de sangre, como jeringas, cuchillas o cepillos de dientes es otra de las formas de contagio de ITS que se transmiten por el contacto con sangre infectada, como la hepatitis B o el VIH. 

Es decir, las enfermedades de transmisión sexual se contagian a través del contacto con los fluidos corporales de la persona infectada, tales como el semen, el flujo vaginal o, en algunos casos, la sangre. Por lo tanto, durante el acto sexual es fundamental hacer uso de una barrera protectora como lo es el condón o las barreras bucales, en el caso del sexo oral. Además, es esencial que evites cualquier contacto sexual si detectas la presencia de una verruga, úlcera o lesión genital en la zona íntima de la otra persona. 

Por otro lado, compartir jeringas o cuchillas puede favorecer el contagio de peligrosas ITS como la hepatitis B o el VIH, por lo que esta práctica se desaconseja por completo.

Es importante recordar que la mayor parte de las infecciones de transmisión sexual no presentan síntomas visibles, por eso no siempre es posible identificar cuándo una pareja sexual tiene una infección de este tipo a simple vista. 

Cómo prevenir las infecciones de transmisión sexual

Para reducir el riesgo de contraer una ITS es importante usar el condón en todas tus relaciones sexuales, especialmente si tienes sexo con parejas ocasionales o tienes múltiples parejas.

El condón es el único método anticonceptivo que ayuda a reducir el riesgo de infección de transmisión sexual, con una efectividad de entre 80 y 90% en la protección contra las ITS (6), siempre que se use de forma adecuada y durante todo el sexo. Puedes optar por preservativos de látex de caucho natural, pero si eres alérgico al látex los condones de poliisopreno, como Durex Sin Látex o Durex Real Feel, también ayudan a reducir el riesgo de ETS.

Otras alternativas como las pastillas anticonceptivas o los parches hormonales, si bien ayuda a evitar un embarazo no deseado, no tienen ningún efecto contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual. 

Del mismo modo, es importante recordar que usar otros objetos para protegerse, como globos o bolsas, no es efectivo y, por el contrario, puede ocasionar infecciones y afectar tu salud.

comprar condones Durex

Cumplen con la normativa de productos sanitarios

Además, en caso de haber tenido otra ITS con anterioridad, el uso del preservativo se hace aún más indispensable, ya que las personas que tienen antecedentes de enfermedades de transmisión sexual son más propensas a adquirir otras nuevas (3). Por eso, es importante comunicarse siempre con la pareja y hablarle clara y abiertamente sobre el tema.

Para que el condón sea efectivo, es imprescindible asegurarse que está bien colocado y no hacer un uso inadecuado de él, como por ejemplo abrir el preservativo con los dientes o utilizar un lubricante no apto para condones. En nuestro artículo cómo poner un condón paso a paso, te explicamos el modo adecuado de utilizarlo para reducir el riesgo de emplearlo mal y reducir su efectividad. 

Además del uso del condón, también es importante tener en cuenta estas recomendaciones para prevenir las ITS:

  • Existen enfermedades de transmisión sexual para las que ya hay vacuna, como es el caso del virus de papiloma humano VPH y la hepatitis B, ambas presentes en el calendario de vacunación español (3). Si no sabes si has recibido estas vacunas o si aún podrías vacunarte, consulta a tu médico de cabecera.
  • Usa barreras de látex o bucales para el sexo oral. Este tipo de barreras se colocan entre la lengua y los genitales para reducir el riesgo de contagio de ITS a través de esta vía (3).
  • No compartas objetos de uso personal que puedan contener sangre, como las cuchillas, cepillos de dientes o jeringas. Si planeas realizarte un tatuaje o un piercing, es importante que te asegures que la aguja que van a usar es nueva y ha sido abierta delante de ti. 
  • No compartas juguetes sexuales que hayan podido entrar en contacto con fluidos genitales, como consoladores, estimuladores de clítoris, etc., si desinfectarlos previamente.
  • Limita el número de parejas sexuales. En caso de que tengas varias parejas íntimas, es importante usa siempre el condón en cada relación sexual (3).

Consecuencias de tener una ITS

Las consecuencias de contraer alguna ITS son muy variadas y depende del tipo de infección de transmisión sexual que hayamos contraído, por lo que resulta muy importante los exámenes y chequeos puntuales. Estas son solo algunas de las consecuencias que pueden ocasionar las infecciones  de transmisión sexual:

  • Mayor riesgo de contraer más fácilmente otras ITS, incluido el VIH.
  • Aparición de verrugas genitales en la vagina, el pene o en el ano, que pueden contraerse a través de los VPH de bajo riesgo.
  • Posibilidad de desarrollar cáncer de cuello uterino a largo plazo si has contraído una cepa de virus de papiloma humano de alto riesgo. Esta ITS es responsable del 70% de este tipo de cánceres y también puede ocasionar otros tipos como el cáncer de vagina, pene, ano, garganta o boca (7).
  • Infertilidad, que puede presentarse cuando no se tratan ITS como la clamidia o la gonorrea. 
  • Dependiendo de la ITS, pueden presentarse otras condiciones como enfermedad inflamatoria pélvica, dolor pélvico, enfermedad cardíaca o complicaciones durante el embarazo (3).

Para evitar el contagio de cualquier infección de transmisión sexual, es fundamental hacer uso del preservativo durante todo el acto sexual, y no solo en el momento de la penetración. En caso de sospechar que se ha contraído una ITS, hay que acudir al médico lo antes posible, ya que las primeras horas son clave para frenar o reducir la infección.

En nuestro artículo Diagnóstico de las ITS: pruebas y a qué médico ir te explicamos con detalle qué hacer si sospechas que tienes una infección de transmisión sexual. 

 

Fuentes:  

 

RB-M-96164

NO TE VAYAS AHORA

Utiliza el código ENVIOGRATIS para obtener el envío gratis.

ENVIOGRATIS

Válido hasta el 31.12.2022.