Son numerosas las excusas que se pueden utilizar para evitar el uso del condón. Seguro que te suenan, por ejemplo, "es que siento menos", "es que me cuesta más tener una erección" o, simplemente, "me molesta con condón". Es bueno verbalizar los problemas que podemos sentir en nuestras relaciones sexuales, pero siempre hay que poner en la balanza los inconvenientes, si es que verdaderamente lo son, y las ventajas. Los preservativos, además de prevenir un embarazo no deseado, son el único método anticonceptivo que reduce el riesgo de contraer ETS. Se habla de hasta un 80-90% de eficacia*, siempre que el preservativo se use de forma correcta y durante toda la relación sexual. No olvides nunca que tu salud es lo más importante y está por encima de una pareja.

Mi pareja no quiere usar condón: ¿qué hago?

¿Y si mi pareja no quiere usar preservativo? Cuando nuestra pareja no quiere usar condón, nos pone en una situación muy complicada. No queremos decepcionarla ni que piense que no la queremos o nos deje, pero tampoco queremos jugarnos nuestra salud. Y todo ello agravado por lo difícil que nos resulta a veces hablar de sexo. Estos son algunos consejos para afrontar este tema:

Explícale por qué para ti es importante usar el preservativo

Háblale de la importancia del respeto en la relación y de que en una pareja es fundamental no sentirse forzado a aceptar una situación íntima en la que no se está cómodo.

Escucha sus motivos para no usarlo y muéstrale las opciones

Pídele que te explique cuál es su problema con los condones. Puede haber tenido una mala experiencia o, simplemente, estar equivocado. Déjale claro que los condones no afectan a la erección y tampoco van a afectar a la sensibilidad durante el sexo. Quizás no ha sabido elegir el preservativo adecuado o no se lo ha colocado lo suficientemente rápido como para que la erección no se vea afectada. Ofrécele alternativas para solucionarlo:

  • Lo primero es que tu pareja sepa cuál es su talla de condón para que no le apriete o moleste.
  • Deja siempre el condón fuera, abierto y a mano, de forma que, en el momento más delicado, no perdáis el tiempo buscándolo o abriéndolo.
  • Conviértelo en un juego parte de la relación poniéndole tú el condón. Así no se corta la acción y se aumenta la sensualidad.
  • Dile sí al lubricante, ya que es la mejor forma de suavizar la penetración y hacer el encuentro todavía más placentero.
Demuéstrale que hay diferentes tipos de condones para disfrutar:
  • Condones para retardar la eyaculación: escoge Durex Placer Prolongado. Son condones que contienen lubricante Performa TM en superíndice. Llevan un 5% de benzocaína, lo que consigue un efecto retardante, retrasando la eyaculación masculina y, por lo tanto, prolongando la duración de la relación. Además, su forma anatómica Easy-On TM en superíndice hace que sean muy cómodos y fáciles de poner.
  • Condones para aumentar el placer de los dos: los condones Durex Mutual Climax se basan en acelerar el orgasmo femenino y retrasar el masculino. Para ello, utilizan el lubricante Performa TM en superíndice retardante con 5% de benzocaína y una textura en relieve de puntos y estrías. Además, los Durex Intense Orgasmic incluyen el gel estimulante Desirex TM en superíndice que produce sensaciones de calor, frescor y hormigueo. Unido a su textura en relieve de puntos y estrías, proporcionan una experiencia sexual realmente intensa.
  • Preservativos ultrafinos para sentir más: Durex Invisible Extra Sensitivo son los preservativos más finos de Durex. Al ser tan finos y estar tan lubricados, incrementan al máximo la sensibilidad sin perder la seguridad.

Hazle ver que nadie es inmune a una ETS

Sobre todo, si uno o ambos habéis tenido ya encuentros sexuales con otras personas, es importante tener claro que todos somos vulnerables a contraer una ETS. El condón es el único método que disminuye este riesgo. Las ETS no siempre se ven y no importa cuánto conozcas o confíes en tu pareja. No vas a saber si ha tenido una infección sexual. De acuerdo con la Academia Española de Dermatología y Venerología, 1 de cada 4 adolescentes en España contraerá una ETS antes de dejar el instituto. En otras palabras, son enfermedades muy comunes que, además, pueden tener consecuencias graves para la salud de ambos. Estas son las ETS más comunes.

Visitad a un especialista

Puede servir para terminar de convencer a tu pareja de la importancia de usar el preservativo. En cualquier caso, si ambos, de manera consensuada, decidís no utilizarlo, es fundamental que os hagáis un chequeo completo para descartar que ya tengáis una ETS. Además, es obligatoria la fidelidad, pues el riesgo de contraer una ETS aumenta cuando se tienen varias parejas íntimas. Pero, si lo he probado todo, ¿qué hago si mi pareja no quiere usar condón? En ese caso, recuerda no ceder ante sus presiones. Tu salud solo está en tus manos.

Fuentes:

- Eaton EF, Hoesley CJ. Barrier Methods for Human Immunodeficiency Virus Prevention. Infect Dis Clin N Am 2014; 28: 585–599.

- Nota de prensa de la AEDV, 8 de agosto de 2016.