La candidiasis es una infección vaginal muy común, se estima que entre 70 y 75% de las mujeres en edad reproductiva sufrirá al menos una vez de esta condición a lo largo de su vida, mientras que entre 40 y 50% padecerá de candidiasis recurrentes.

Pero ¿qué es y por qué es tan frecuente padecerla? Se trata de una infección por hongos vaginales que suele provocar una intensa irritación y picazón, además del incremento del flujo. Estas molestias se producen tanto en la vagina como en la vulva.

Hay que tener en cuenta que la vagina cuenta con una presencia equilibrada de bacterias y hongos, entre los que se encuentran la cándida, pero cuando ese equilibrio se ve alterado, aparecen las molestas infecciones.

A continuación, te explicamos cómo prevenir la candidiasis vaginal

Factores que favorecen la aparición de candidiasis

La aparición de candidiasis puede estar provocada por diversos factores que alteran el equilibrio de hongos en la vagina:

Uso de antibióticos

El uso de antibióticos de forma frecuente puede provocar un desequilibrio en la flora vaginal, lo cual puede favorecer el crecimiento excesivo de los hongos que se encuentran en la vagina y provocar la candidiasis vaginal.

Es importante seguir al pie de la letra el tratamiento antibiótico administrado por el especialista y no tomar este tipo de medicación sin supervisión. Si las molestias íntimas aparecen durante el tratamiento, consulta a tu médico.

Consumo de anticonceptivos orales

Los tratamientos hormonales, como los anticonceptivos, también pueden favorecer la aparición de la candidiasis al aumentar los niveles de estrógeno.

Embarazo

Los cambios hormonales producidos durante el embarazo pueden dar lugar a la proliferación de hongos en la zona íntima, alterando su balance y aumentando la posibilidad de sufrir candidiasis vaginal.

Otras condiciones

La presencia de otras condiciones, como un cuadro de diabetes no controlado, puede contribuir al incremento en el volumen de los hongos que se encuentran en la vagina, por lo que la aparición de la candidiasis vaginal puede ser más frecuente.

Además, un sistema inmune debilitado puede también favorecer la aparición de algunas infecciones.

Cómo evitar la candidiasis vaginal

Lo primero que debemos tener en cuenta para prevenir la candidiasis vaginal es una buena higiene íntima, pues el hecho de mantener un pH equilibrado en la zona vaginal nos ayudará a evitar esta y otras infecciones íntimas comunes, como la vaginosis bacteriana. Así mismo, es importante evitar todos los factores de riesgo que favorecen la aparición del hongo.

Por eso te invitamos a seguir estas recomendaciones para evitar la candidiasis:

Higiene íntima con productos específicos para la zona

Es recomendable lavar la zona íntima con productos indicados para esta área, evitando utilizar jabones de uso más general. Lo ideal es elegir un gel íntimo hipoalergénico y sin colorantes, que contribuya al equilibrio del pH vaginal. Recuerda que un pH íntimo equilibrado es esencial para prevenir infecciones como la candidiasis. 

Si tienes por costumbre limpiar la zona con toallitas húmedas, es esencial que las mismas estén diseñadas para el área vaginal, sin colorantes, dermatológicamente testadas y que, al igual que el gel íntimo, contribuyan al balance del pH vaginal.

Utiliza ropa íntima de algodón que no sea muy ajustada

La ropa íntima de algodón es la más indicada para prevenir la candidiasis vaginal. Asimismo, se recomienda que no sea muy ajustada y que sea transpirable para que deje pasar el sudor y este no se acumule en la zona, ya que podría provocar un aumento excesivo de los hongos vaginales.

Evita permanecer mucho tiempo con prendas húmedas

Las prendas húmedas favorecen la proliferación de los hongos, por lo que siempre será recomendable evitarlas. Del mismo modo, es muy importante secar bien la zona íntima después de la ducha y cambiar la ropa interior después de realizar cada actividad física.

No uses duchas vaginales o productos perfumados

La zona íntima femenina es muy sensible, por lo que añadir productos perfumados en la rutina de higiene o realizar duchas vaginales puede alterar la flora vaginal y hacer que seamos más propensas a sufrir de una infección por hongos.

Evita utilizar productos como talcos, papel higiénico perfumado o jabones corporales, y opta por geles específicos para el área íntima.

No te automediques con antibióticos

Automedicarse no es recomendable y un mal uso de los antibióticos puede destruir las bacterias saludables de la vagina y favorecer la aparición de una infección. Si crees que necesitas medicación, acude a tu médico para que él pueda valorar tu estado y recetarte lo que realmente necesitas.

Cambia los tampones y compresas con frecuencia

Los tampones, al estar húmedos, pueden favorecer la aparición de infecciones vaginales. Es por eso por lo que es importante cambiarlos a menudo. Asimismo, es importante que uses tampones acorde con tu flujo vaginal, es decir, no intentes usar unos con mayor absorción para no tener que cambiarlos a menudo ya que puede ser contraproducente.

Lo mismo con las compresas. Es importante no dejarlas mucho tiempo puestas ya que, al estar húmedas, favorecen la presencia de hongos.

Con estas recomendaciones y los cuidados adecuados podrás prevenir la candidiasis vaginal. Si quieres conocer más acerca de esta condición, te invitamos a consultar nuestro artículo Candidiasis vaginal: síntomas y tratamiento.

 

Fuentes: 

- Gonçalves. B et al (2016) Vulvovaginal candidiasis: epidemiology, microbiology and risk factors, Critical Reviews in Microbiology, 42(6): 905-927