Candidiasis vaginal: síntomas y tratamiento

La candidiasis vaginal es una infección producida cuando se altera el equilibrio entre las defensas de nuestro organismo y el hongo cándida, presente en la piel y mucosas de los genitales femeninos.

Los síntomas de esta condición son variados y molestos, incluyendo manifestaciones como la picazón o la sensación de ardor en la zona íntima, motivo por el cual es importante aprender a prevenir la candidiasis vaginal. No obstante, si ya la has contraído, no te preocupes, porque existe un tratamiento de la candidiasis vaginal y en este artículo te explicamos cuál es.

Causas de la candidiasis vaginal

El responsable de muchas de las infecciones vaginales es el hongo Candida albicans. La vagina está dotada de una combinación equilibrada de hongos y bacterias, las bacterias evitan que los hongos se reproduzcan de forma acelerada, pero si en algún momento el equilibrio se altera la cándida puede crecer y penetrar en capas celulares profundas, apareciendo los síntomas de una infección por hongos.

Las causas más habituales que aumentan el riesgo de sufrir candidiasis son:

  • Uso frecuente o prolongado de antibióticos: los antibióticos acaban con algunas bacterias perjudiciales, pero también pueden eliminar las bacterias saludables que se encuentran en la vagina, dejando el camino libre a los hongos.
  • Sistema inmunitario bajo: un sistema inmunológico débil como consecuencia de una infección, un tratamiento prolongado contra algunas enfermedades o una condición autoinmune, es más propenso a sufrir candidiasis.
  • Diabetes: la diabetes no controlada o un nivel de azúcar en sangre inadecuado puede aumentar el riesgo de sufrir candidiasis al crear déficits funcionales inmunitarios.
  • Niveles elevados de estrógeno: los niveles altos de estrógeno pueden potenciar la aparición de la candidiasis, y es que los estrógenos pueden producir glucógeno que sirve como un nutriente para microorganismos como el hongo cándida. Los estrógenos altos pueden deberse a varias situaciones como un embarazo, la ingesta de pastillas anticonceptivas que lleven dosis altas de estrógeno o tratamientos hormonales.

Síntomas de la candidiasis vaginal

Los síntomas de la candidiasis vaginal más comunes, leves o moderados, son los siguientes:

  • Dolores y molestias en la vagina.
  • Sarpullidos vaginales y enrojecimiento de la vulva.
  • Sensaciones de ardor, principalmente al orinar o al mantener relaciones sexuales.
  • Secreciones vaginales acuosas o espesas.
  • Sensaciones de picazón en la vagina y vulva.
  • Irritaciones en la vagina y vulva.

La candidiasis se puede agravar en los siguientes casos:

  • Si se padecen cuatro o más infecciones de cándida al año.
  • En mujeres embarazadas, con sistemas inmunitarios debilitados o con diabetes no controladas.
  • En el caso de infecciones provocadas por hongos menos comunes.

Qué hacer si sospechamos de candidiasis vaginal

Si notas en tu cuerpo alguno de los anteriores síntomas y crees que tienes candidiasis vaginal, es necesario cambiar ciertos hábitos diarios además de emplear productos de higiene íntima especialmente indicados para la zona vaginal

Esta infección, por otro lado tan común, puede llegar a resultar muy molesta. Por esa razón, si tienes sospechas acude a tu médico de cabecera para que pueda diagnosticarlo y recetarte el tratamiento más adecuado según tu caso.

Tratamiento de la candidiasis vaginal

En el tratamiento de la candidiasis vaginal se emplean básicamente antifúngicos. Se trata de unos medicamentos que eliminan los hongos de manera efectiva y pueden encontrarse en diferentes formatos como óvulos vaginales, cápsulas orales o crema tópica. La elección de uno u otro dependerá de las indicaciones de tu médico.

Las mujeres padecen candidiasis de forma más manifiesta, aunque los hombres también son susceptibles de contraerla, si bien los síntomas pueden pasar inadvertidos. La infección por el hongo cándida no se debe a una enfermedad de transmisión sexual. Ahora bien, la persona que padece la infección puede transmitírsela a su pareja al practicar relaciones sexuales, por eso, cuando una mujer tiene candidiasis, tanto ella como su pareja deben ponerse en tratamiento.

Cuando la candidiasis genital afecta a una mujer embarazada como consecuencia de modificaciones del pH vaginal, los tratamientos tópicos se pueden emplear con seguridad, aunque se recomienda consultarlo antes con un especialista.

Cómo prevenir la candidiasis vaginal

Es posible prevenir la candidiasis vaginal. Tan solo hay que tener en cuenta algunos hábitos diarios para adoptarlos en tu rutina:

  • Ropa interior de algodón y prendas cómodas: es muy importante no utilizar ni ropa ajustada en la zona íntima ni tejidos sintéticos. Lo más adecuado es usar ropa interior de algodón para que el área se mantenga seca, libre del calor y humedad, pue este es el ambiente propicio para el desarrollo del hongo cándida.
  • Higiene íntima para cuidar el pH vaginal: resulta fundamental mantener una higiene íntima diaria adecuada a través del uso de productos especiales para el área vaginal que ayudan a mantener el delicado pH de la zona y a prevenir la aparición de este tipo de infecciones.
  • Mantén esta zona seca: debemos hacer lo posible para mantener el área vaginal seca, evitando cualquier condición que propicie la humedad. Por esa razón, evita permanecer con ropa mojada durante mucho tiempo y seca bien tu zona íntima después del baño.
  • Modera el uso de antibióticos: a menos que un médico lo indique, no tomes antibióticos. Algunas personas los utilizan ante cualquier resfriado o condiciones similares, cuando su uso reiterado y sin supervisión médica puede resultar perjudicial.
  • Probióticos vaginales: cuando te encuentres en una circunstancia concreta en la que se pueda ver alterada la flora vaginal, como puede ser precisamente el tratamiento con antibióticos, emplea probióticos vaginales para mantener el equilibrio de esta zona.

Productos más vistos

Artículos más populares