En la actualidad, hablar de VIH y de SIDA todavía sigue suscitando dudas. Para evitar confusiones, VIH son las siglas del virus de inmunodeficiencia humana. Se trata de un virus con varias vías de contagio:

- Transmisión sexual: las relaciones sexuales sin protección, ya sean vaginales, anales u orales son la principal vía de contagio, que se debe al contacto entre mucosas o pequeñas lesiones y fluidos genitales. Por eso, es considerada una enfermedad de transmisión sexual.

- Transmisión sanguínea: debida al contacto de sangre infectada con heridas al compartir utensilios como cepillos de dientes, cuchillas o jeringuillas.

- Transmisión vertical: se trata de la transmisión de VIH medinte el parto o el periodo de lactancia.

El virus no se transmite de ninguna otra manera. Tocar, abrazar o compartir espacios con una persona infectada no contagia. El VIH tampoco se transmite mediante animales.

Por lo tanto, el VIH es el virus que afecta al sistema inmunitario humano mientras que el SIDA, que significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es la enfermedad que, con el tiempo, este virus llega a desarrollar en algunas personas. Es posible tener el virus sin saberlo. Respondemos a continuación a la pregunta “puedo tener VIH sin síntomas” y, en ese caso, cómo saber si estás infectado o no.

¿Se puede tener VIH sin síntomas?

Sí, es posible contraer VIH y no presentar ningún síntoma. Sin tratamiento, el efecto de este virus en el organismo es progresivo, siendo posible diferenciar varias etapas en su evolución según afecte con menor a mayor gravedad al sistema inmunitario. Entonces, ¿cuándo aparecen los síntomas del VIH? Aquí lo explicamos:

- Infección aguda: es la primera fase tras contraer VIH y se produce entre 2-4 semanas después del contagio. En este momento, algunas personas presentan síntomas como fiebre, dolor de cabeza y erupciones en la piel. Son síntomas fácilmente confundibles con una gripe. Se deben a que el virus se está extendiendo rápidamente por todo el organismo, destruyendo las células del sistema inmunitario que luchan contra él. En esta fase, la carga viral es muy elevada, lo que quiere decir que esa persona puede contagiar con facilidad el virus a otra. Al pensar que se trata solo de una gripe, los pacientes no se realizan ninguna prueba de detección del VIH. Así, la enfermedad pasa desapercibida y no se aprovechan las ventajas de iniciar un tratamiento precoz.

- Infección crónica: esta etapa demuestra que se puede tener VIH sin síntomas. Así, en esta etapa de latencia hay infección, pero no síntomas. El virus sigue multiplicándose en el organismo, pero en muy bajas concentraciones. Por eso, no aparecen signos clínicos que hagan pensar en que se está enfermo. Esta fase puede prolongarse por más de diez años en los que la persona no tiene síntomas, pero sí es capaz de transmitir la enfermedad. Si el virus no se detecta ni se trata, avanzará hasta la etapa más grave.

La etapa final de la infección por VIH es el SIDA. Lee aquí más información sobre la diferencia entre ambos términos: Cuál es la diferencia entre VIH y SIDA. En este momento, el sistema inmune está ya muy debilitado, lo que hace que no consiga combatir ninguna otra infección o cáncer que se presente. Por eso, la persona enferma comienza a sufrir distintas enfermedades que se denominan oportunistas. Además, tiene una carga viral muy elevada, con lo que puede transmitir el virus con facilidad.

¿Cómo saber si tengo VIH?

Es posible convivir con el VIH durante años sin saberlo. La única forma de detectarlo es realizar exámenes médicos específicos. El médico de cabecera es quien puede solicitar un análisis de sangre o de saliva para buscar el virus. De esta forma, se detectan partes del virus o anticuerpos que el organismo genera para combatirlo. Según ONUSIDA*, 37.9 millones de personas en el mundo viven con VIH, por lo que se considera una de las ETS más comunes.

Por ello, es importante acudir al médico y solicitar estas pruebas, pero, ¿cuándo hacerse la prueba del VIH? En la actualidad, existen pruebas que consiguen detectar el virus un par de semanas después de la infección. Otras requieren esperar entre mes y medio y tres meses para que sean fiables. Consulta con tu médico para saber cuál y cuándo hacerte la prueba. Esta se recomienda para mujeres embarazadas, personas que han tenido sexo sin protección con alguien infectado o con múltiples parejas de las que se desconoce su estado de salud, si se ha sufrido alguna infección de transmisión sexual o, en general, si se ha realizado alguna práctica de riesgo.

¿Puedo prevenir el VIH?

El uso del condón puede ayudar a reducir el riesgo de contraer una ETS entre 80-90%, siempre que lo utilices correctamente. Póntelo en todos tus encuentros sexuales. Por otra parte, nunca compartas utensilios como jeringuillas, cuchillas o cepillos de dientes. Acude a profesionales con todas las garantías sanitarias si quieres hacerte un tatuaje, ponerte un pendiente o recibir una sesión de acupuntura.

Fuentes:

  • Eaton EF, Hoesley CJ. Barrier Methods for Human Immunodeficiency Virus Prevention. Infect Dis Clin N Am 2014; 28: 585-599.