Las enfermedades de transmisión sexual en jóvenes causan una constante preocupación ya que, según revelan los estudios, el 50 % de las nuevas ETS se dan en personas jóvenes, concretamente de entre 15 y 24 años (1). Por lo tanto, es fundamental que también los más jóvenes sepan qué son las ETS y conozcan qué tipos de ETS hay, así como cuáles son las que les pueden afectar con más frecuencia. Es muy importante identificarlas y, sobre todo, saber cómo proteger a los adolescentes de las ETS y aprender sobre qué se puede hacer para tratarlas. Si te preocupa este tema, te animamos a seguir leyendo este artículo sobre las ETS en adolescentes.

 

¿Qué son las ETS?

Las ETS o enfermedades de transmisión sexual son patologías que se contagian durante las relaciones sexuales, pues para su transmisión es necesario que haya contacto con las zonas genitales o los fluidos de las personas infectadas. Por lo tanto, puedes contraer una ETS cuando tienes sexo con una persona infectada, entrando en contacto con sus fluidos. El contagio es posible durante el sexo oral, el vaginal y el anal, pues en todos estos casos entran en contacto directo los distintos fluidos corporales con las mucosas. Las ETS son, por lo tanto, enfermedades contagiosas que pueden estar causadas por virus, bacterias, hongos u otros parásitos. Todos estos patógenos pueden encontrarse en fluidos de las personas contagiadas, como son la saliva, la sangre, el semen, los líquidos vaginales o la orina (2).

¿Cómo proteger a los adolescentes de las ETS?

La educación es fundamental. Proporcionarles información veraz y comprensible es básico para prevenir las ETS en adolescentes. La mejor manera de ayudar a evitar todas estas enfermedades es aconsejar a los adolescentes la abstinencia sexual, es decir, que eviten el contacto sexual con otras personas. Además, la prevención también pasa por explicar las medidas concretas que se deben adoptar para reducir los riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual y, también, para evitar los embarazos no deseados. Estas son las principales recomendaciones: (1)

  • Utilizar condón en todas las relaciones sexuales, ya sean vaginales, orales o anales. Hay que colocarlo correctamente y llevarlo puesto desde el principio hasta el final de la relación para no correr ningún riesgo.

  • Establecer relaciones solo con una persona, que tampoco mantenga relaciones con otra u otras personas y que no esté infectada de ETS.

  • Acudir a revisiones médicas con regularidad para controlar la posible presencia de ETS, como el VIH, pues algunas pueden no desencadenar síntomas apreciables por bastante tiempo.

  • Informarse sobre las ETS y los síntomas que provocan para poder solicitar una revisión médica al primer signo. De esta forma también se puede evitar transmitir la enfermedad a otras personas.

  • No es aconsejable tener sexo durante la menstruación.

  • Conviene evitar las duchas vaginales y las relaciones anales.

¿Qué hacer si se diagnostica una ETS?

Tanto si eres un adolescente que sospecha o sabe que puede estar sufriendo una ETS como si es tu hijo adolescente quien crees o sabes que la tiene, el primer paso siempre es acudir al médico. Si sientes picor en la zona genital, molestias al orinar, enrojecimiento o, en general, cualquier otro malestar, hay que acudir a la consulta médica. Es el profesional sanitario quien tiene que llegar a un diagnóstico y proponer un tratamiento. Además, ten en cuenta estos consejos si te diagnostican una ETS: (1)

  • Hay que empezar el tratamiento pautado por el médico lo antes posible.
  • Todas las personas con las que se han mantenido relaciones íntimas tienen que ser informadas de este diagnóstico para que puedan hacerse las pruebas pertinentes, tratarse también si dan positivos y evitar propagar la enfermedad a otras personas, así como avisar a sus demás parejas sexuales.
  • Mientras se sigue el tratamiento no se debe tener sexo con nadie. Por supuesto, tampoco se recomienda mantener relaciones con personas que se están tratando por alguna ETS. Así que, si tu tratamiento ha terminado pero tu pareja sexual también se está tratando y todavía le falta un tiempo de tratamiento, hay que esperar a que también termine.
  • Hay que hacerse análisis de seguimiento para asegurar que ya no se tiene la ETS. Es el médico quien debe dar el alta cuando considere que la enfermedad se ha curado.

 

Tipos de ETS

Puede diagnosticarse una enfermedad de transmisión sexual en jóvenes que han iniciado la práctica de relaciones íntimas, pero no hay una única enfermedad. Al contrario, existen muchas ETS diferentes que conviene conocer para poder identificar sus síntomas y recibir tratamiento médico lo antes posible. Estas son algunas de las ETS más comunes causadas por virus y bacterias:

  • Virus del Papiloma Humano (VPH): como su nombre indica, se trata de un virus que afecta a las personas. Lo hace con distinta gravedad según el caso y puede relacionarse con la aparición de ciertos tipos de cáncer.
  • Clamidia: enfermedad de origen bacteriano que puede provocar consecuencias tan graves como la infertilidad.
  • Herpes genital: lo causan virus y no tiene cura, aunque sí tratamiento.
  • Gonorrea: es una patología bacteriana que, si no se trata, puede acabar por originar graves lesiones como, por ejemplo, inflamaciones e infertilidad.
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH): este virus puede permanecer en el organismo durante años sin producir ningún síntoma. La enfermedad que desencadena este virus se llama síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

En este enlace tienes más información sobre las ETS más comunes.

Fuentes:

(1) Enfermedades de transmisión sexual en adolescentes, Stanford Childrens, Disponible en: https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=enfermedadesdetransmisinsexual-90-P04757

(2) Enfermedades De Transmisión Sexual En Adolescentes, Drugs.com, Disponible en: https://www.drugs.com/cg_esp/enfermedades-de-transmisi%C3%B3n-sexual-en-adolescentes-inpatient-care.html

 

RB-M-40789

¡No te pares ahora!

Obtén 30% de descuento con el código BLOG30 ahora

BLOG30

*compra minima 25€. Válido hasta el 31.12.2021.