El virus de la inmunodeficiencia humana o VIH puede causar una de las enfermedades de transmisión sexual más peligrosas, ya que es capaz de destruir las células de nuestro sistema inmunológico, lo que, con el paso del tiempo, puede impedir que nuestro cuerpo consiga defenderse de las infecciones.(1) Lo más preocupante es la facilidad con la que se puede transmitir este virus y el desconocimiento de su existencia por parte de muchas personas, especialmente de las más jóvenes.

Por ello, en este artículo, vamos a explicar cómo se produce la transmisión del VIH durante las relaciones sexuales, así como algunas pautas de prevención de esta enfermedad como, por ejemplo, el uso del condón para prevenir el VIH. Si eres sexualmente activo es importante que sepas qué es el VIH y cómo puedes disminuir el riesgo de contraerlo.

Transmisión del VIH en las relaciones sexuales

El virus de la inmunodeficiencia humana solo puede transmitirse a través de líquidos corporales como la sangre, el semen, el líquido preseminal, el flujo vaginal o la leche materna de una persona infectada con el VIH (2). Por eso una de las actividades en las que con mayor frecuencia se transmite este virus son las relaciones sexuales, ya sean anales o vaginales, sin ponerse el condón. Esto se debe a que, durante el sexo, fluidos como el flujo vaginal, el líquido preseminal o el semen entran en contacto con las membranas mucosas de la zona del recto, de la vagina o del pene o con tejidos con pequeñas lesiones. Este intercambio es lo que puede causar la transmisión, al permitir que el virus presente en los fluidos de una persona infectada entre en el organismo de su pareja sexual.

Dentro de todas las prácticas sexuales, el sexo anal receptivo o pasivo es la que presenta un mayor riesgo, aunque lo cierto es que puede contraerse el VIH en cualquier otro acto sexual, como el sexo anal activo o el vaginal.(2) Pero, ¿y el sexo oral es seguro? Te lo explicamos.

¿Puedo contraer el VIH con el sexo oral?

En principio, la posibilidad de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana se reduce con la práctica del sexo oral, aunque igualmente se recomienda mantener la precaución, mediante el uso del preservativo, pues, además del VIH, pueden contraerse otro tipo de enfermedades de transmisión sexual.(3)

¿El VIH se contagia por la saliva?

El VIH no se puede transmitir por la saliva. Por lo tanto, el virus no se va a contagiar por darse un beso ni mucho menos, por darle la mano a una persona infectada o por usar los mismos cubiertos que ella. (2)

¿El condón protege del VIH?

A la duda de si el condón previene del VIH o no, respondemos con seguridad que sí, el condón para prevenir el VIH es fundamental. De hecho, si el condón se usa de manera correcta, la posibilidad de contraer VIH o cualquier otro tipo de enfermedad de transmisión sexual puede reducirse muy notablemente, aunque nada va a poder garantizar al 100% la seguridad.

En cualquier caso, el preservativo es el único anticonceptivo que sirve como método de barrera, es decir, impide la libre circulación de los fluidos que se intercambian durante las relaciones sexuales, como el semen, el flujo vaginal o el líquido preseminal, que son algunos de los causantes de la transmisión del VIH.

Según diferentes estudios, el buen uso de los preservativos puede reducir el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual entre un 80% y un 90% (4), aunque este porcentaje puede variar mucho en función de la enfermedad de la que se trate, así como según la forma en la que se use el preservativo, ya que, para asegurar su efectividad al máximo posible, este debe colocarse correctamente y llevarse puesto durante todo el acto sexual.

¿Usar lubricante reduce el riesgo de VIH?

Aparte del uso del condón para prevenir de VIH, también el uso de lubricantes puede ser beneficioso para reducir el riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana. Esto se debe a que, al proporcionar una mayor lubricación en la zona íntima, se aumenta la comodidad, se disminuye la fricción que puede provocar molestias y lesiones, a la vez que se facilita la penetración, lo que dificulta que los condones se rompan o se salgan. (5)

Sin embargo, solo podrás utilizar los lubricantes a base de agua o de silicona que se recomienden para el tipo de preservativo que te pongas. Lo mismo sucede con cualquier otro producto u objeto. Comprueba siempre que sean seguros para usar con los preservativos, de forma que estos no se dañen y así mantengan su eficacia. 

¿Puedo vacunarme para prevenir el VIH?

Por desgracia, en la actualidad, y a diferencia de lo que sucede frente a otras enfermedades de transmisión sexual, como la hepatitis B o el papiloma humano, no existe una vacuna que pueda prevenir la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana ni que sirva para tratar a las personas ya infectadas de forma que no puedan transmitir el virus.(4) De ahí la gran importancia de la prevención y de utilizar el condón para evitar la transmisión del VIH en las relaciones sexuales.

 

RB-M-30077