Prueba de Papanicolau: qué esperar

Prueba de Papanicolau: qué esperar

Para algunas mujeres, hacerse la prueba de Papanicolau puede ser una experiencia intimidante y aterradora, puesto que normalmente no se habla de exámenes pélvicos. Mientras que la prueba de Papanicolau es relativamente rápida y nada dolorosa, puede generar muchas preguntas sobre qué esperar. Para ayudar a reducir cualquier ansiedad que pueda surgir, hay algunas cosas que debes conocer antes de tu primer examen. 

¿Qué es la prueba de Papanicolau?

La prueba de Papanicolau (también conocida como citología vaginal o examen pélvico) es un procedimiento de examen cervical para detectar e identificar la presencia de células precancerosas o cancerosas en el cuello uterino (entrada al útero desde la vagina). Se ofrece a las mujeres de más de 25 años de edad; las visitas se recomiendan cada 3 años y cada 5 años a partir de los 50 años de edad. No obstante, si tienes menos de 25 años y estás preocupada por tus probabilidades de desarrollar cáncer de cuello uterino, puedes acudir a tu médico de cabecera y concertar una cita para solicitar asesoramiento. 

Qué esperar cuando acudes a la primera prueba de Papanicolau

El procedimiento consiste en que tu enfermera o médico de cabecera te piden que te desvistas de cintura para bajo, deberás acostarte en una camilla de exploración y te cubrirán con una sábana o papel. Una vez estés en la posición correcta y cómoda, tendrás los pies colocados en un ángulo de 90 grados para permitir que la enfermera inserte lentamente un espéculo lubricado en tu vagina. Esto abrirá suavemente la vagina para que la enfermera pueda ver el cuello del útero.

Si experimentas demasiado malestar con esto, puedes pedir que apliquen más lubricante al espéculo antes de proceder para facilitar así la inserción. Una vez que el médico tiene una visión clara de tu cuello uterino, utilizará un instrumento suave para recoger rápidamente una muestra de las células para su posterior análisis en el laboratorio.

La cita para el examen no debería durar más de 20 minutos, y el procedimiento en cuestión no debería durar más de 3 minutos aproximadamente.

¿Cuánto tiempo suele tardar?

La cita para el examen no debería durar más de 20 minutos, y el procedimiento en cuestión no debería durar más de 3 minutos aproximadamente. El resto de la cita se dedicará a responder a cualquier pregunta o preocupación que puedas tener, así como a la explicación del proceso por parte de la enfermera. No te preocupes si estás un tanto nerviosa e incómoda, la enfermera lo entenderá y esperará a que te sientas lo más cómoda posible. 

¿Con qué frecuencia debo hacerme la prueba de Papanicolau?

Bien, has pasado la primera prueba, no ha sido para tanto, ¿verdad? La cantidad recomendada de veces que una mujer debe someterse a una prueba de Papanicolau es cada tres años. Sin embargo, esta recomendación se basa en mujeres que muestran células normales y sanas. Los resultados que muestran células anormales requieren que se realice una nueva prueba poco después del primer examen.

Es importante recordar que las células anormales no son siempre causadas por el cáncer de cuello uterino, y normalmente puede tratarse rápidamente y sin complicaciones. 

Si bien es cierto que no es una experiencia agradable, ni es dolorosa ni da miedo. La prueba de Papanicolau solo dura unos minutos y puede salvarte la vida, ¿por qué no hacértela?

Productos más vistos

Artículos más populares