Mejor sexo: Como usar las manos para excitar a tu pareja

Mejor sexo: Como usar las manos para excitar a tu pareja

Intimidad significa de algún modo que todas las partes de tu cuerpo están disponibles para que tu pareja las explore y se excite sin barreras. Por ejemplo, usar las manos para estimular y jugar con la otra persona puede proporcionar sensaciones nuevas y muy placenteras. Es normal que no conozcas todos los trucos, pero por eso te damos algunas ideas que te ayudarán a convertirte en todo un experto con las manos y a disfrutar del mejor sexo.

Momentos incómodos

Si por cualquier razón metes la pata y estás poco hábil con las manos, no te preocupes y sigue adelante. Porque la mejor reacción después de un error o confusión es reírse. El sexo puede ser un acto divertido, así que mira siempre el lado positivo.

Anímate

Lo primero que tienes que hacer es relajarte y estar a gusto con la persona que estás. Un poco de ejercicio, meditación o incluso un masaje (entre otras técnicas) puede aclararte la mente y prepararte para disfrutar de la pasión del mejor sexo. Y recuerda, cuando te quites o te quiten la ropa empieza despacio, ya que las prisas pueden ser contraproducentes. Asegúrate de no lanzarte como un loco encima de tu pareja y presta atención a todas las partes de su cuerpo.  Para abrazar, acariciar o incluso hacer cosquillas, tus brazos y tus manos pueden ser una zona erógena o un buen recurso para excitar a quien tienes al lado.

Algunas ideas

Para hacer disfrutar a tu chico: El frenillo, el término más científico para referirse al área situada debajo de la corona del pene, está formado por una gran cantidad de nervios que hacen de esta zona la más sensible del hombre. Pasar el dedo por el frenillo hasta llegar a la punta del pene puede llegar a estimular esos nervios y por consiguiente proporcionarle muchísimo placer.

Para hacer disfrutar a tu chica: Es mucho más conocido por todos que el clítoris es la parte más sensible de la mujer. Sin embargo, la manera de estimularlo es mucho más complicada que en el caso del frenillo. La clave es que uses tus dedos para explorar y encontrar el punto más sensible que haga disfrutar a tu pareja. En un primer momento hazlo despacio y luego ve incrementando la presión y la velocidad. Pero recuerda que cada chica es muy diferente y que no todas prefieren lo mismo. De esta forma, no la machaques a preguntas y escúchala atentamente.

Productos más vistos

Artículos más populares