Beneficios del sexo: Los sintomas de tu cuerpo

Beneficios del sexo: Los sintomas de tu cuerpo

En este interesante artículo analizamos qué le ocurre a tu cuerpo cuando practicas sexo. ¿Se experimentan los mismos síntomas si eres chico o chica? ¿Cómo puedes sacar el mayor partido posible a estas sensaciones para obtener los máximos beneficios del sexo?

Lo que pasa

La experiencia sexual ha sido definida tradicionalmente como un ciclo dividido en cuatro fases diferentes: la excitación, la estabilización, el orgasmo y la resolución. Sin embargo, aunque todas ellas son fruto de un proceso continuo, lo cierto es que son experimentadas de forma diferente por hombres y mujeres. Generalmente, los chicos tienden a alcanzar el clímax en primer lugar, mientras que las chicas tardan unos 15 minutos para alcanzar el orgasmo. Pero esto no es todo…

La primera fase

El periodo de excitación empieza normalmente justo después de la estimulación erótica y puede durar desde unos minutos hasta incluso horas. La tensión muscular aumenta y el ritmo cardiaco y la respiración se aceleran. El pene del chico empieza a alcanzar la erección y la vagina de la chica experimenta la fase de lubricación hasta expandirse y hacerse más grande junto con los labios y el clítoris.

La segunda fase

Estos cambios continúan evolucionando durante una fase de estabilización que no es tan aburrida como suena, pues todo empieza a hacerse más duro – pene, clítoris y músculos. Por una parte, los testículos y el saco escrotal se acercan y por otra la vagina se hincha mientras adquiere un color más intenso. La respiración, el ritmo cardiaco y la tensión muscular siguen aumentando ante lo que es inminente.

La tercera fase

El orgasmo es naturalmente el clímax del ciclo y la fase más corta de todas al durar solo unos segundos. Es entonces cuando la contracción de los músculos empieza involuntariamente y la tensión sexual se libera definitivamente. Y como todos sabemos, esto tiene como resultado la aparición de una serie de contracciones rítmicas en los músculos del pene y por consiguiente el inicio de la eyaculación. Asimismo, las paredes vaginales se contraen rítmicamente cada ocho décimas de segundo (de media).

La cuarta fase

Cuando la eyaculación se ha producido (fase de resolución), las funciones del cuerpo vuelven a sus niveles normales y todo vuelve a su tamaño normal. Esto sucede de una forma más lenta en las mujeres, quienes pueden ser estimuladas de nuevo hasta alcanzar múltiples orgasmos. Por su parte, los hombres necesitarán un pequeño descanso conocido como periodo refractario antes de poder alcanzar el orgasmo de nuevo. Eso sí, el placer que provoca la relajación después de practicar sexo es común en el hombre y en la mujer.

Una línea, un círculo o ¿ambos?

Este es un modo muy simple de describir una experiencia increíblemente poderosa que a veces no resulta tan fácil, especialmente para las mujeres. En este sentido, una investigación realizada en 1990 descubrió que para las mujeres el deseo no es la causa de las relaciones sexuales, sino más bien su resultado. Y esto quiere decir que muchas mujeres no sienten deseo antes de empezar a practicar sexo, o al menos no siempre que lo hacen. Para ellas la intimidad suele ser lo más importante, mientras que el placer llega más tarde.  

Conocimiento es poder

Del mismo modo, saber identificar la fase que tu pareja está experimentando y cuándo ésta cambia te ofrece la posibilidad de intensificar su placer. Para los hombres es importante saber que los motivos de la chica pueden ser diferentes a los suyos. Básicamente lo que más les preocupa es cuidar de las emociones de su chica y satisfacerla tanto como ella hace con él.

Descubre más sobre tu cuerpo y el de tu pareja e intentad explotar juntos los múltiples beneficios del sexo. ¡A disfrutar!

Productos más vistos

Artículos más populares