Volver a Leer

Anatomía masculina

Aprende a amar tu cuerpo

Cuanto mejor conozcas tu cuerpo, más disfrutarás en tus relaciones sexuales. Aunque la gran mayoría de los hombres descubren su cuerpo a una edad temprana, un estudio más académico de su anatomía nunca está de más. Si conoces bien tu pene tendrás más recursos a la hora de disfrutar de tu sexualidad.

El tronco

Es la parte principal del pene, y aumenta de tamaño cuando un chico se pone a tono. A los hombres les preocupa si es demasiado corto, delgado o tiene algún otro tipo de carencia, pero en general es un tema que les preocupa más a ellos que a las mujeres. Además, no todos los penes tienen por qué ser iguales, todos tienen su gracia.


Si tienes el pene curvado, consulta con tu médico ya que en algunos casos puede ser síntoma de algunas enfermedades (o puede que te hayas lesionado mientras mantenías relaciones sexuales, aunque lo más probable es que te hubieras dado cuenta enseguida). Aun así, ten en cuenta que muchos hombres tienen el pene algo curvado, aunque no supone ningún problema; al contrario, de esta forma les resulta más fácil alcanzar el punto G.

El glande

También conocido como la cabeza del pene, el glande suele ser la parte más sensible. La corona (que rodea la base del glande) y el frenillo (una membrana que une el glande y el tronco) son especialmente sensibles y, por tanto, proporcionan mucho placer al hombre y debe evitarse su estimulación en casos de eyaculación precoz.


Debido a la acumulación de sangre, el glande se hincha y se oscurece durante la excitación. Hay hombres que tienen el glande más grande de lo habitual. En estos casos, algunos preservativos pueden resultarles incómodos. Para aliviar esta incomodidad, Durex ha creado un modelo que se adapta a la forma natural del pene.

"Si conoces bien tu pene tendrás más recursos a la hora de disfrutar de tu sexualidad."

 

El meato urinario

Se trata del tubo a través del cual el hombre eyacula durante el orgasmo. A algunos hombres les produce placer su estimulación pero a otros les resulta desagradable, por lo que hay que obrar con precaución En cualquier caso, no hay que introducir nada por este conducto, ya que podría obstruirse.


El prepucio


Algunos hombres carecen de esta piel que recubre el glande, que se extirpa por motivos religiosos o de salud (si está muy tensa, por ejemplo, aunque en general no se ha demostrado que la circuncisión tenga un efecto favorable en la salud). El prepucio protege el glande y, además, permite que el pene se lubrique. Por tanto, si tu pareja está circuncidada puede que necesites echar buena mano del lubricante durante la estimulación manual.