Volver a Leer

Te quiero más que a mi vida

Relaciones sexuales y sinceridad

Es fácil creer que la honestidad sexual consiste simplemente en serle fiel a la pareja y contarle la verdad cuando se ha estado en el bar tomando alguna copa de más en lugar de decirle que se ha salido tarde del trabajo. Sin embargo, la verdadera honestidad sexual es mucho más que eso, y también una de las mejores formas de garantizar una relación sana, por lo que hay que evitar este tipo de mentiras.

  1. "Estoy bien" Suele ser habitual ocultar los sentimientos para evitar conflictos, pensando que hay que sacrificar las necesidades propias para satisfacer a la otra parte. Aunque las mentiras piadosas ("No, no te hace culo") son inofensivas, cuando se es demasiado condescendiente con la pareja surge el resentimiento. Esto no significa que tengas que ir a la yugular, sino sencillamente que seas honesto acerca de tus sentimientos y te responsabilices de ellos en lugar de proyectarlos en tu pareja. En vez de decir "Vaya horas de llegar", di algo así como "Preferiría que no cambiaras de planes en el último momento sin avisarme". De esta forma evitarás ponerte a la defensiva pero no te callarás lo que piensas.
  2. "Más, más, no pares." Hombres y mujeres fingen el orgasmo para evitar herir los sentimientos de su pareja (o porque tienen ganas de terminar una sesión demasiado larga). Pero ten en cuenta que si finges, tu pareja creerá que va por buen camino y la próxima vez hará lo mismo porque pensará que te gusta. En vez de eso, enséñale qué necesitas para llegar al orgasmo o reconoce que el cansancio, el estrés o la bebida te impiden hacerlo. El objetivo de las relaciones sexuales no es llegar al clímax mutuo, y a largo plazo el fingimiento casi siempre comporta un deterioro de la vida sexual.
  3. "Lo que tú digas." Cada cual tiene sus propios deseos, pero no porque tu pareja te pida probar alguna experiencia sexual nueva tienes que aceptar. Si no te apetece una determinada práctica, opta por la honestidad (sin juzgar a la otra parte). Y si es tu pareja la que se niega a tus deseos, acéptalo también. El compromiso forma parte de la relación, pero si algo te resulta incómodo lo mejor es decirlo claramente. La auténtica confianza sexual está más próxima a un "no" que a un "sí".

 

"La auténtica confianza sexual está más próxima a un "no" que a un "sí"."

Una relación sentimental sana se basa en la confianza, el afecto y el respeto, por lo que si demuestras tu respeto diciendo la verdad obtendrás una confianza mutua que la reforzará