Volver a Leer

Erotismo al poder

Películas, libros y sonidos para inspiraros

Hoy, más que nunca, hay material erótico para dar y regalar. Por suerte ya no todo gira en torno a la pornografía: actualmente no hay ninguna necesidad de ver conductas basadas en la explotación. Mucho material está producido desde un punto de vista ético, aborda la sexualidad de una manera positiva y refleja las relaciones sexuales reales en vez de los estereotipos del porno. Y esto sin contar con la saturación de películas caseras que la gente comparte a diario en Internet.

Nos han hecho creer que el hombre se excita a través de la vista y la mujer a través del oído, pero si bien es cierto que el público de las novelas eróticas modernas es mayoritariamente femenino, los estudios demuestran que a ellas también les gusta regalarse la vista y que ellos disfrutan como el que más con laliteratura erótica. Si te seduce la idea de que te susurren palabras poco tiernas al oído, encontrarás un montón de audiolibros y podcasts que abarcan todas las prácticas sexuales habidas y por haber. Claro que también podéis leer en voz alta cuentos eróticos antes de ir a la cama, aunque lo más probable es que no os induzcan al sueño sino a otras actividades más moviditas.

Muchos especialistas recomiendan material erótico a las parejas que buscan equilibrar la libido o añadir chispa a la relación. Sin embargo, es mejor que primero lo hables con la otra parte: si le presentas de la noche a la mañana una lista de películas porno o de tus gustos fetichistas puede que le dé un patatús. Hablad sobre el tipo de cosas que os gusten a los dos o navegad juntos por Internet e id introduciendo palabras de búsqueda por turnos si no os atrevéis a decirlas en voz alta. Del mismo modo que cuando se comparten fantasías, es mejor empezar por tus deseos más confesables y, si tu pareja reacciona positivamente, ir aumentando tu atrevimiento en pequeñas dosis.

El material erótico puede resultar un preliminar cómodo para inspirar una noche llena de pasión. No te cortes, prepárate para experimentar nuevas sensaciones y quién sabe hasta dónde os llevará la excitación.